Tuesday, April 04, 2017

kibraltar

LA LEYENDA DEL PEÑON DE GIBRALTAR
Hace muchos años, tantos, que ya se ha perdido la cuenta, habitaba en Euskal Herria, el pueblo de los jentilak, esos gigantes que tenían pasión por la construcción y aún hoy podemos encontrar obras de ellos, tales como el puente de los jentilak, y otros, que se mantienen desde esos tiempos inmemoriales.
La historia dice que dos de ellos, Kibra y Zezen, al igual que Ieltxu y Etsai, se revelaron contra Amalur, cuando ésta les ordenó estar al servicio del hombre. Se creían que como tenían enorme fuerza, debían dominar al resto de los mortales y establecer sus propios reinos.
Como los jentilak eran gigantes, no quisieron unirse a los genios del mal, porque crían ser mejores que aquellos, entonces se fueron al sur, para comandar una raza que tuviera esclavizados a los hombres.
Kibra, trajo una enorme piedra del mar, para que fuera empleada como su altar, donde se sacrificarían hombres y mujeres. Zezen, que siempre se cubría con un gran cuero de toro (De allí su nombre), se dedicó a esclavizar hombres para que le cuidaran su ganado. De ese modo se alimentarían sus enormes cuerpos.
Amalur, que todo lo ve, y como madre cuida siempre de sus hijos, se les presentó y les ordenó dejar de hacer mal a su pueblo.
Ellos en señal de rebeldía, degollaron dos gallos y arrojaron la hiel a los cuatro vientos.
(Desde siempre ésta es la peor ofensa que se le puede hacer a la Madre Tierra, además del maltrato al hombre)
Amalur, desató entonces, una terrible tempestad, que los obligó a huir mas hacia el sur.
Kibra en el confín de la península, comenzó a hacer un pozo enorme para desagotar el mar que ahora se conoce como Mediterráneo, a fin de pasar a las tierras del otro lado, para continuar esclavizando a los hombres. En eso estaba, cuando Amalur, tomó la piedra que había empleado como altar, y se la arrojó dejándolo en el pozo tapado por aquella roca que desde entonces, se le conoció como el Altar de Kibra. Jamas podrá evadirse, y se dice que las enormes olas que a veces golpean sobre el lugar, son originadas por Kibra, tratando de salir de su prisión. Con el paso de los años, las gentes le llamaron Kibraltar, y luego se trasnformo en Gibraltar: El altar de Kibra.
Zezen quiso pasar al otro lado del mar, corriendo por su costa, hasta que llegó a un pueblo isleño donde dio origen a la leyenda del Minotauro, pero eso se los contaré en otra nota.
Amalur, luego de castigar a los jentilak que se revelaron, dijo a los hombres: “Siempre habrá tiranos y aprovechadores que intentarán esclavizaros y destruiros, pero ustedes son mi pueblo, y deben luchar contra las injusticias. Pasaran tiempos de gran opresión, pero finalmente seréis libres, mientras tanto, deberéis respetar las leyes antiguas y respetarse entre ustedes. Yo siempre cuidaré de mi pueblo, y todo aquel que muera luchando a favor de mi pueblo o de cualquier desprotegido, le llevaré a gozar de mi abundancia junto a los ancestros”.
Es por eso que el pueblo vasco es fuerte y siempre se revela contra las injusticias, sin importar la magnitud de sus oponentes.

No comments: