Sunday, April 02, 2017

El desbordamiento de un río provoca la muerte de más de 230 personas y cientos de heridos en Colombia

El desbordamiento de un río provoca la muerte de más de 230 personas y cientos de heridos en Colombia
El presidente Santos ha decretado el estado de calamidad
El paisaje es desolador: coches boca abajo, amasijos de basura donde antes había hogares, cuerpos sin identificar...
Una avalancha causada por las fuertes lluvias ha dejado centenares de muertos en Mocoa, la capital del departamento del Putumayo, al sur de Colombia. "Nuestros corazones están con las familias", ha dicho el presidente Juan Manuel Santos, quien se ha trasladado a la zona y ha declarado "el estado de calamidad".
Según el último reporte de la la Cruz Roja Colombiana (CRC), son 234 personas fallecidas, 220 heridos, 220 desaparecidos, 300 familias afectadas, 17 barrios con mayor afectaciones y 25 viviendas totalmente destruidas.
"Lo que más nos preocupa ahora es qué vamos a hacer con los supervivientes que han de ser evacuados. Hay niños solos, que no saben dónde están su papá ni su mamá", dice a EL MUNDO César Urueña, director general de la CRC.
La alarma se disparó a las 22.30 horas de la noche del viernes. La primera temporada de lluvias del año, que empieza en Colombia desde marzo y se alarga hasta junio, ha sido especialmente fuerte. "En una noche se recogieron 130 milímetros por metro cúbico, cuando usualmente, en todo un mes, llueve 400 milímetros. Es decir, el 30% de la lluvia de un mes se produjo en unas pocas horas", ha explicado Santos.
Esto ha provocado que los ríos Mulato, Sangoyaco y Taruca, que pasan junto a la población, se hayan desbordado, provocando una avalancha de lodo y piedras que arrasó la ciudad. "El agua que ha caído durante los últimos días ha sido extraordinaria, nadie lo podía tener previsto", dice el portavoz de Cruz Roja. Fuentes que están trabajando en la zona alertan a El MUNDO de que las lluvias van a seguir estos próximos días. "Existe el riesgo de que esto vuelva a suceder", alerta César Urueña.
Mocoa está construido con casas de barro, ladrillo hueco y arena. 17 barrios han sido golpeados por la catástrofe, en especial los de San Miguel y San Francisco, más del 50 % de una población de 45.000 habitantes. Los afectados serán evacuados a lo largo del fin de semana, pero el resto de habitantes permanecerán en la ciudad. "No hay posibilidades logísticas para trasladar a todos", advierten desde Cruz Roja.
El Gobierno, que ha habilitado una cuenta bancaria para quien quiera colaborar económicamente, deberá decidir durante las próximas horas cómo gestiona la previsión de próximas alarmas en la zona. Desde la mañana del sábado hay 1.120 miembros del Ejército y Policía en Macao, con el apoyo de siete helicópteros y cinco aviones de la Fuerza Aérea Colombiana. Además, la Cruz Roja ha aportado 24 personas desde el comienzo y un segundo equipo de 54 especialistas en salud y apoyo psicosocial a los familiares.
"El hospital de Macao ha colapsado, tendremos que trasladar al resto de heridos a las poblaciones cercanas del Huila, Cauca y Nariño", dice César Urueña, a quien le preocupan las familias que lo han perdido todo en la tragedia. La zona no tiene energía ni agua. "Estamos totalmente aislados, mi casa está destrozada, el barro está casi hasta el techo", ha declarado el alcalde de Mocoa, José Antonio Sánchez.
El paisaje es desolador: coches boca abajo, amasijos de basura embarrada donde antes había hogares, cuerpos todavía sin identificar. "Es prioritario recuperar a todos los desaparecidos. Entre el domingo y el lunes se completará el trasladado los muertos para enterrarlos según las creencias religiosas de cada uno. Es una operación muy compleja, hay más de 300 familias afectadas", dice César Urueña, que advierte que todos ellos van a necesitar alojamiento, alimentos y ayuda sanitaria.
El "cambio climático está generando unas dinámicas y vemos los resultados tremendos desde el punto de vista de la intensidad, la frecuencia y la magnitud de estos efectos naturales, como el que acabamos de ver ahora en Mocoa", afirmó a Afp Martín Santiago, jefe de ONU para Colombia. La "naturaleza y la magnitud del evento, la catástrofe, la tragedia, es tremenda", añadió.
"El Gobierno está desplegado, haciendo todo lo que esté a su alcance para que los damnificados tengan toda la atención. ¡No desfalleceremos en su atención!", ha dicho el mandatario colombiano. La ayuda prevista desde el Gobierno incluye un subsidio mensual de 80 euros durante tres meses, una reparación de 6.000 euros para las familias, así como 1.000 raciones de comida, 1.000 kits de aseo y 3.000 colchones como ayuda humanitaria primaria. Además, ha trasladado a la zona 20 carro tanques y 30 tanques para tener agua disponible y tres plantas potabilizadoras.
La comunidad internacional se ha sumado a las muestras de solidaridad con Colombia. "Lamentamos ante todo la pérdida de vidas humanas", ha declarado el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. "El alcance de esta catástrofe ha sido impresionante, se le parte a uno el corazón cuando comprueba el imparable aumento en las cifras de afectados", dice Santos. Los próximos días se irán conociendo con más detalle los números reales de víctimas

No comments: