Thursday, March 09, 2017

Marta del Castillo #1




Marta del Castillo Casanueva, nació el 19 de julio de 1991. Vivía con sus padres -Antonio Abad del Castillo Márquez y Eva María Casanueva Núñez- y sus hermanas -Lorena, de 13 años, y Mónica, de 11- en la calle Argantonio 3 del barrio de Tartessos, en Sevilla.



Los padres de Marta y su hermana Lorena.

Sus amigos dicen que era dulce, generosa, leal y buena estudiante. Le gustaba escuchar a Andy & Lucas, y tenía un montón de sueños por cumplir, como tantas adolescentes de su edad. 

Marta era delgada y medía un metro y sesenta y siete centímetros. De ojos verdes y cabello largo y rubio, aquel último día iba vestida con vaqueros, jersey blanco con mangas rosas, palestina fucsia y cazadora de pana negra.
Eran las cinco de la tarde del sábado 24 de enero de 2009. El padre de Marta venía de Hipercor cargado de bolsas y se encontró con ella en la puerta de casa. Marta le dio un beso y le abrió la puerta.

- ¿Dónde vas?
- Voy a Triana.
Miguel Carcaño Delgado, de veinte años, ex-novio de Marta, estaba al lado con la moto. Don Antonio le miró. No le gustaba nada que su hija fuera en moto.

- Tranquilo, yo estoy de paso.

D. Antonio subió a su casa. En esos momentos no sabía que nunca volvería a ver a su hija, que por aquel entonces tenía 17 años y medio.

Miguel Carcaño Delgado había salido con Marta un par de meses. Pero habían roto y ahora salía con Rocío Pérez Gómez, una niña de 14 años que vivía en Camas, y que sería la última persona en ver a Miguel Carcaño antes de que se fuera a Sevilla a ver a Marta y la primera en verlo después de volver. La madre de Marta ya sabía que su hija quería ver a Carcaño "para aclarar un par de cosas con él." Al parecer, Carcaño estaba obsesionado con Marta, no la había olvidado y quería volver con ella.

A las seis menos cuarto de la tarde, Marta y Miguel llegaron a la calle Nicasio Gallego, donde Marta le entregó unos apuntes a una compañera de colegio.
Luego se fueron al parque Virgen de Gracia (en el barrio de Santa María de Ordaz), donde llegaron sobre las seis de la tarde para reunirse con Francisco Javier García Marín "El Cuco". Allí estuvieron hasta las siete y cuarto de la tarde y después se fueron a ver al Cristo de las Tres Caídas en la calle Pureza.

A las ocho y cinco de la tarde, Marta y Miguel llegaron en la moto al Puente de Triana, donde ella había quedado con un amigo suyo, Ángel. Estuvieron hablando diez minutos. Después Marta y Miguel se dieron media vuelta y fueron al bajo que éste tenía en la calle León XIII 78, donde llegaron a las ocho y veinticinco de la noche.

En la misma casa vivía también, de forma esporádica, Francisco Javier Delgado Moreno, hermano de Miguel por parte de madre.






¿Marta le dice a su padre que se va a Triana, como si fuera lo principal, lo más importante que iba a hacer aquella tarde, pero se va tres horas después de decírselo, para estar sólo diez minutos? Algo no cuadra.

Sobre la hora en que Marta llegó al piso de Carcaño, una de sus mejores amigas la estaba llamando al móvil sin cesar, y Marta no respondía.

Los investigadores creen que la joven fue asesinada sobre las ocho y media de la noche.

El teléfono de Marta permaneció en conexión con su compañía de telefonía hasta las nueve y doce minutos de la noche. A partir de entonces el teléfono pasó de no dar respuesta a estar fuera de cobertura.

Como tenía que estar de vuelta en su casa entre las diez y media y las once de la noche, la familia se alarmó. Eva María Casanueva, la madre de Marta, declaró posteriormente:

"Aquella tarde-noche, cuando vi que ella no me cogía el móvil, pues –no sé si es intuición de madre-, me dio un pálpito y yo le dije:

- Antonio, vamos a casa porque la he llamado dos veces, la niña no me ha cogido el móvil y no me gusta."

A las once menos cuarto, Eva llamó a Cristian -otro amigo de su hija- y éste le confirmó que se había ido con Miguel a Triana. Entonces llamó a Miguel, muy enfadada, porque sabía que algo pasaba.

- Miguel, soy la madre de Marta. ¿Dónde está mi hija?
- No lo sé. Yo la dejé a las nueve y media en el barrio, donde siempre, enfrente de la cristalería.
- Estás mintiendo. Mi hija no ha vuelto a casa y quiero saber dónde está.
- No lo sé. Yo la dejé a las nueve y media en casa.
- Mira, mi hija tiene diecisiete años. Es menor de edad. Quiero que la dejes en paz. No quiero que te vuelvas a acercar a mi hija. Y quiero que me digas dónde está.
- No lo sé.
- Si mi hija no aparece, te echo a la policía encima...
Sin embargo, Samuel Benítez Pérez, otro amigo de Marta, decía que Miguel la había dejado a las doce de la noche.

Antonio del Castillo, padre de Marta, denunció la desaparición de su hija a las dos y nueve minutos de la madrugada. Por una vez, no hubo ninguna objeción y pudo formalizarla sin demora. Antes de hacer la denuncia, se había pasado por el domicilio de Carcaño, a ver si veía algo. Pero las ventanas tenían las persianas echadas y no consiguió nada. Más tarde declararía "Si lo hubiera sabido, hubiera cogido el gato de mi coche y habría reventado las rejas de esa casa".



Antonio del Castillo se quejaría posteriormente de que no se había actuado con la suficiente celeridad, incumpliéndose el apartado 9.1 del Protocolo de Actuación Policial con Menores, 1 Instrucción 11/2007 de la Secretaría de Estado de Seguridad.


1
9. MENORES DESAPARECIDOS
9.1. Actuación específica en caso de desaparición de menores
9,1.1. La recepción de la denuncia por desaparición de un menor y la práctica de las primeras gestiones se efectuarán inmediatamente después del conocimiento de los hechos, ya que las primeras horas pueden ser fundamentales, tanto para la integridad del menor, como para la investigación y averiguación de las circunstancias del caso.


En cambio, el Ministerio del Interior carecía de un protocolo de actuación para casos como el de Marta. En Suecia, por ejemplo, existe el llamado 2008/09/C320, del que se dice consigue localizar en 24 horas a la mayor parte de los aproximadamente 200 menores que desaparecen cada año: se da la alarma y las comisarías, fronteras, hospitales, colegios, medios de información, etc. reciben por la red la foto del niño desaparecido y un informe de lo sucedido. Además, los ciudadanos disponen de un teléfono para aportar cualquier dato que pueda ser de utilidad para la resolución del caso.


La investigación para localizar a Marta acababa de comenzar. Pero los primeros que se preocuparon de buscarla fueron sus amigos, guiados por Susana García, la madre de una de sus mejores amigas. Pero por más que llamaban a la puerta del bajo en que vivía Miguel, nadie respondía, y no conseguían abrir las persianas exteriores. 



Susana García


Finalmente, cerca de las cinco de la mañana, Francisco Javier Delgado, el medio hermano de Miguel, abrió la puerta. Todo fueron negativas. La versión de Francisco era que Miguel acababa de llegar desde Camas, en dónde había estado durmiendo en casa de su novia Rocío. De Marta, no sabía nada. Sólo que había venido para recoger unos discos y se había quedado con su hermano cuando él se marchó el sábado por la tarde. Todo muy extraño, porque antes le había dicho por teléfono a Susana que aparte de Miguel nadie había estado en la casa. Además, desde la puerta de entrada se notaba un olor a limpio demasiado evidente.



Francisco Javier Casanueva



Francisco Javier Casanueva, tío de Marta, salió a buscarla por las calles de Sevilla. Su padre, el abuelo José Antonio, le había llamado llorando, contándole que la niña no aparecía, así que se fue a casa de su hermana Eva María, que no podía ni articular palabra por la angustia. Inmediatamente, Francisco Javier salió a buscar a Marta por las zonas de ocio de la ciudad.

No la encontró. Así que se presentó en casa de Carcaño. Llamó al timbre varias veces, sin resultado. Se fue hacia la puerta de uno de los vecinos, cuyo hijo dijo que había visto a Miguel la noche anterior sobre la una y media o las dos de la mañana, con una silla de ruedas, que había sido de su madre, fallecida años antes. Francisco Javier se inquietó y golpeó la puerta de Carcaño, que finalmente se abrió. Era Francisco, medio hermano de Miguel, que con una actitud muy violenta dijo que ya estaba cansado del acoso. Francisco Javier se identificó y entonces se le permitió pasar. La casa estaba a oscuras y ordenada. Se encontró con la misma versión: Miguel había dejado a Marta en la cristalería. Y su hermano le informó que lo estaba asesorando.

La versión que iba a defender Francisco Javier era que Miguel había dejado a Marta sana y salva en el portal de su casa sobre las nueve y media de la noche, y luego había vuelto a Camas a pasar la noche en casa de su novia Rocío. Pero que cuando Francisco Javier vio el tumulto originado por la desaparición de Marta, lo había llamado por teléfono a Camas, pidiéndole que volviera para dar la cara.

Esta versión admitía varias interpretaciones. Podía ser verdad, pero también podía ser una excusa para explicar la presencia de Miguel en Sevilla, en lugar de en Camas. O una manera de atraer a Miguel a Sevilla, para inculparle. Porque luego apareció una declaración de un vecino de Miguel, realizada en una fecha imposible (nueve de enero de 2009, quince días antes de la desaparición de Marta), en la que manifestaba que alrededor de la una y media de la madrugada tras la desaparición de Marta había visto a Miguel Carcaño mirándose a un espejo en un pasillo del bloque de la vivienda. La luz del pasillo estaba encendida y al lado de Miguel había un carrito de los que usan las personas discapacitadas.

El error en la fecha dificulta el análisis. Pero, si lo que pretendía poner el funcionario del C.N.P. era nueve de febrero, ¿cómo es que la Policía había tardado 16 días en tomar declaración a los vecinos de Carcaño?




No sabemos si lo pensaba de verdad, o sólo intentaba animar a la familia, pero Javier declaró que la policía estaba trabajando en todas las hipótesis y que confiaban en que fuera una escapada juvenil y que apareciera pronto. Y dijo que si realmente se había escapado, que volviera a casa, en donde la esperaban con los brazos abiertos. Y si alguien la tenía retenida, que la soltara. Lo único importante era que Marta apareciera.

La policía se llevó el portátil de Marta, en busca de pistas, y tomó declaración a todos los miembros de la familia, así como a Miguel Carcaño. También investigó la declaración de un vecino, que afirmó que había escuchado un grito, un sólo grito, seco y de mujer, en la noche de la desaparición de la adolescente.

Además se estaba tratando de averiguar el tiempo que estuvo Marta en el interior del portal de su casa, adonde tuvo que llegar si se daba credibilidad a la declaración de una vecina, a la que abrió la puerta de entrada. Según las declaraciones de Carcaño y de la citada vecina, habría una horquilla de media hora entre las nueve y media y las diez de la noche hasta que Marta volvió a salir del portal, voluntariamente o por la fuerza. Otro misterio es que los familiares habían apagado el router de Marta antes de irse, y cuando volvieron al domicilio familiar el router estaba encendido.

En la red Tuenti se reunieron 470.000 personas en búsqueda de información sobre el paradero de Marta, y una amiga suya, Alba Roldán Mesa, creó un evento en Tuenti para recoger muestras de apoyo a la familia.

Juan José e Irene, padres de Mari Luz Cortés Suárez -una niña de cinco años que había sido secuestrada en Huelva el 13 de enero de 2008 y había aparecido sin vida el 7 de marzo del mismo año- fueron a visitar a la familia de Marta, para darles ánimos.



Mari Luz Cortés Suárez



Juan José e Irene


El sábado 31 de enero se realizó una manifestación de apoyo y solidaridad en la que participaron unas tres mil personas, encabezada por una pancarta en la que se leía "Todos somos Marta". Comenzó en el estadio del Sevilla y terminó a la altura del domicilio de la familia Segura. En primera fila iban Antonio del Castillo, el padre de Marta; José Antonio Casanueva, su abuelo materno, y Pilar Casanueva, su tía materna. Había sido convocada en Tuenti por Francisco José Moreno Muñoz, hermano de una amiga de la joven.



Diego Jiménez, un vecino, abraza al padre y al abuelo de Marta

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, hizo la típica declaración de todos los casos similares: que las investigaciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no descartaban nada y que la desaparición podía ser tanto voluntaria como involuntaria.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, declaraba que "estamos echando el resto y vamos a seguir echándolo, porque es un tema muy doloroso", para "encontrar una solución al asunto", y que hablaba con López Garzón casi todos los días para estar al tanto de las investigaciones y poder informar de la evolución del caso al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte, el juez de instrucción número 4 de Sevilla decretó el secreto de sumario, mientras la Unidad de Menores y la de Desaparecidos de la Policía de Sevilla, más una unidad de refuerzo llegada de Madrid, proseguían con las investigaciones.

No obstante, y tras acudir el martes dos de febrero a la Jefatura Superior de Policía para interesarse por la evolución del caso, Antonio del Castillo compareció dos días después en una rueda de prensa junto con Javier Casanueva. Declaró que no había nada nuevo. Le habían preguntado por las amistades de su hija, si faltaba alguna de sus prendas, qué llevaba puesto el día de la desaparición, pero no parecía haber avance alguno. Antonio afirmó que la familia tenía el apoyo de la policía y que ésta contaba con muy buenos profesionales, pero que parecían estar perdidos y no tenían nada fiable. El tiempo pasaba y su hija, que no se había ido por propia voluntad y con la que tenían una relación perfecta, seguía perdida. Y eso que se había entrevistado en la Casa Rosa nada menos que con Manuel Chaves, el presidente de la Junta de Andalucía.





Así que Antonio del Castillo seguía en su casa, mirando por la ventana a ver si venía Marta, y pendiente del teléfono, de una llamada que abriera las puertas a la esperanza.


¿Qué había sucedido en casa de Miguel?





Denuncia de desaparición. 25/01/2009.

Instructor: 91872                                      Atestado nº: 2451
Secretario: 0

- En Sevilla, siendo las 2 horas 9 minutos del día 25 de Enero del año 2009, ante el Instructor y Secretario arriba mencionados.


  • COMPARECE: En calidad de DENUNCIANTE, quien mediante DNI Nº ___, acredita ser ANTONIO ABAD DEL CASTILLO MÁRQUEZ, país de nacionalidad ESPAÑA, varón, nacido en SEVILLA, el día 21/06/1962, hijo de MIGUEL Y MANUELA, con domicilio en CALLE ARGANTONIO 3, de SEVILLA, teléfono ___ y,
  • MANIFIESTA: Que comparece en este acto para denunciar la DESAPARICIÓN DE MARTA DEL CASTILLO CASANUEVA, país de nacionalidad ESPAÑA, mujer, nacida en SEVILLA, el día 19/07/1991, hija de ANTONIO Y EVA MARÍA, con domicilio en CALLE ARGANTONIO 3, de SEVILLA, teléfono ___. Dicha desaparición se produjo a las 17:00 horas del día 24/01/2009, en DOMICILIO PARTICULAR, CALLE ARGANTONIO 3, de SEVILLA.
  • Que los datos físicos de la persona desaparecida son: de 17 años de edad, 167 centímetros de estatura, complexión DELGADO O MUY DELGADO, CABELLO LARGO, CABELLO RUBIO, CARA ALARGADA, OJOS VERDES, PIEL BLANCA, PIERCING EN OMBLIGO, vistiendo PANTALONES VAQUEROS Y CAZADORA DE PANA DE COLOR NEGRO.
  • Que interpone la presente como padre de la desaparecida para manifestar que en la tarde de los corrientes su hija salió del domicilio en compañía de un amigo llamado Miguel Carcaño Delgado con número de teléfono ___.
  • Que la desaparecida tenía que haber vuelto al domicilio sobre las 22:30 a las 23:00, pero que no lo ha realizado, ni se ha puesto en contacto con nadie para informar de su paradero.
  • Que el dicente se ha puesto en contacto con varios de los amigos con los que pudiera estar su hija, respondiendo Miguel Carcaño que él la había dejado en el Barrio sobre las 21:30, que también ha hablado con otro amigo llamado Samuel con teléfono de móvil ___, el cual le ha dicho que Miguel había dejado a Marta sobre las 00:00 horas en el Barrio, aportado también que un amigo que responde al nombre de Javi con teléfono ___ había estado con la desaparecida en esta tarde.
  • Que preguntado por dónde había estado durante la tarde, manifiesta que iba a estar en la Trianera y posteriormente en el Gran Poder.
  • Que preguntado por si la desaparecida es reincidente manifiesta que NO.

No comments: