Friday, February 03, 2017

Jesús García, investigador del proyecto Magdala
Tengo 39 años. Soy de Madrid. Soy periodista y escritor. Estoy casado con María y tenemos dos hijos, Santi (2) y Lucía (1). ¿ Política? ¡Desencantado! ¿ Creencias? Soy católico practicante. Excavo como voluntario en la sinagoga del yacimiento de Magdala, el pueblo de María Magdalena
“La sinagoga de Magdala fue la cuna del cristianismo”
LV | Foto: Dani Duch

“La sinagoga de Magdala fue la cuna del cristianismo”

La providencia

Don Antonio Fernández acaba de morir en México, nonagenario. Tenía 20 años cuándo su superior le ordenó una misión en el frente de Teruel: pasar al otro lado a una chica. Partió a caballo con ella. Les mataron el caballo y se ocultaron bajo su cadáver, resistiendo un día de tiros. Oscureció y reptaron. A salvo, el joven vio en su capote ¡32 agujeros de bala! Toda su longeva vida sintió que había sobrevivido para algo más que hacerse rico. Octogenario, sintió que algo tenía que ver aquel sacerdote que le pedía una fortuna... Y lo supo el día en que su dinero... ¡desenterraba la cuna del cristianismo! Lo re­lata Jesús García en(en www.gospaarts.com).
Le atrae de María Magdalena...
Es la mujer más citada en los Evangelios, después de la Virgen María. Tenía un lugar principal junto a Jesús.
En catequesis me explicaron que era una ramera redimida...
Pues no. Era una mujer pudiente de la alta sociedad judía, y ayudaba a Jesús.
¿Cómo lo sabe?
Dice Lucas 8,13 que Magdalena iba con otras mujeres ricas como “Juana, esposa del administrador del rey Herodes”.
¿Qué veían en Jesús?
Al primer hombre que trataba a la mujer con respeto. Estuvieron al pie de su cruz... Y mujer es lo primero que dirá al resucitar.
¿A María Magdalena?
¡Sí! “Mujer, ¿por qué lloras?”, le dice ante el sepulcro vacío. Y le encarga que cuente su resurrección: ¡ella abre la evangelización!
¿Fueron pareja?
Sólo sabemos que Jesús la sanó (de siete demonios) y ella le siguió. Eran muy amigos, se querían muchísimo.
¿Cómo era ella?
Una mujer llamativa, con iniciativa, liderazgo y carisma... que compartió con Jesús sus enseñanzas revolucionarias: ¡nadie jamás antes había afirmado que hay un estadio superior al de la justicia, al ojo por ojo judío.
¿Qué estadio?
¡El perdón! Sólo el perdón, más que la justicia, salvará a la humanidad de su violencia destructiva. Y Jesús osa predicarlo, como osa dialogar con mujeres... ¡y adúlteras!
¿Qué opinaban de esto sus coetáneos?
¡Le mataron! La humanidad ha sido siempre machista y violenta. Pero él sembró la semilla de los derechos humanos. Y lo hizo en un lugar que he excavado con mis manos...
¿Dónde?
¡Magdala! ¡El pueblo de María Magdalena! A orillas del lago Tiberíades, también conocido como mar de Galilea.
¿Sobre cuyas aguas caminó Jesús?
Sí, y navegó en barca, pescó, multiplicó panes y peces, exorcizó, predicó... Instalado en casa de Pedro, en la vecina Cafarnaúm, dijo: “Vamos a predicar a esas aldeas tan cercanas de la orilla”. ¡Magdala, a seis kilómetros!
¿Y allí ha excavado, me dice?
Afloraron las ruinas de Magdala en un terreno de la orilla en el que el padre Juan Solana, un sacerdote mexicano, construía una iglesia para peregrinos, en el año 2004. Y allí apareció la sinagoga, del siglo I, bajo arena durante dos mil años.
¿Y Jesús predicó en esa sinagoga?
¡Me he sentado en las gradas de piedra en que él se sentó! Y he desenterrado una moneda de Herodes, de los días de Jesús: puede que con esa moneda María Magdalena comprase un pan.
¿Cómo era aquella Magdala?
Una aldea rica gracias a la salazón, conservación y exportación del pescado del lago, situada en un cruce de la vía Maris.
¿Qué es la vía Maris?
La ruta comercial que conectaba Egipto con Damasco, el delta del Nilo con la ruta de la seda. ¡Las enseñanzas de Jesús viajaban!
¿El cristianismo nace en esa sinagoga de Magdala?
¡Sí! Jesús les enseña que para que Dios esté presente no necesitan irse al lucrativo templo de Jerusalén: “Donde haya dos o tres de vosotros, estaré entre vosotros”, les enseña.
Pero aún era una sinagoga judía...
Los allí reunidos ( asamblea, en griego es ecclesia) eran a la vez, sin advertirlo, los últimos judíos y los primeros cristianos. ¡Y hacen allí algo blasfemo para el judaísmo!
¿Qué hacen en esa sinagoga?
En el centro de la sala colocan una piedra cúbica... con ciertas imágenes esculpidas, como la menorá, candelabro de siete brazos que iluminaba el sanctasantórum, hermética estancia del templo de Jerusalén en la que estaba Yahvé...
¿Y eso era blasfemo?
¡Prohibidísimo representarlo! Pero en Magdala ya creen que Yahvé está entre ellos, que ellos reunidos son el templo. Y esa piedra transgresora así lo representa.
¡Esa piedra es el primer pedestal del cristianismo!
La custodian las autoridades de Israel, pero es propiedad de la congregación del padre Juan, ¡que excavó en ese lugar a orillas del lago por un milagro de la providencia!
¿Qué milagro?
Llegó por azar a ese terreno costero, vio que se vendía, le gustó para su congregación y buscó dinero... ¡una fortuna! Y se la dio un empresario mexicano: Antonio Fernández, el de las cervezas Modelo y Coronita.
¡Me gusta esa cerveza!
Nacido en España, con 20 años le enviaron al frente de Teruel. De 900 soldados, sólo sobrevivieron él y ocho más. Tras la Guerra Civil emigró a México, sin nada.Y le fue bien.
¿Y por qué decidió donar esa fortuna a un sacerdote como el padre Juan Solana?
Se lo pregunté al padre Juan, que a su vez sólo lo supo cuando Magdala salió a la luz...
¿Y eso?
Don Antonio voló a Magdala y le dijo: “Al verle entrar en mi despacho, oí una voz: ‘Ayuda a este hombre’. Obedecí. Y ahora entiendo”. Y don Antonio le contó su historia...

No comments: