Monday, February 20, 2017

ETF 11/3

¿Valdrá 3600 USD el bitcoin si se aprueba el primer ETF?

Hasta los más incrédulos deberán admitir que las criptomonedas han llegado para quedarse y el ignorarlas no es más que un síntoma de no saber adaptarse a los tiempos

Foto: Bitcoin
Bitcoin
Desde que empezamos a hablar en Octubre del año pasado de forma seria y detallada sobre Blockchain hasta la saga de 3 artículos dedicados al bitcoin de finales de año, este token ha pasado de los 600 dólares a los que cotizaba en aquella fecha inicial hasta los 1000 actuales, y todo ello cumpliendo con los requisitos básicos que todo activo que quiera ser considerado como financiero requiere: liquidez, capitalización, transparencia, notoriedad y una buena relación entre rentabilidad y riesgo. Si además a eso le unimos la posible próxima aprobación del primer ETF de bitcoins, hasta los más incrédulos deberán admitir que las criptomonedas han llegado para quedarse y el ignorarlas no es más que un síntoma de no saber adaptarse a los tiempos, mientras no se aprovechan muchas de las ventajas (y riesgos) que el bitcoin ofrece.
Como dato interesante, si tomamos el volumen negociado por el bitcoin (admitiendo que mucho viene de China) resulta que en periodos corridos medios de 3 meses se supera en casi tres veces a lo negociado por el ETF de Oro (GLD), siendo su capitalización superior a los 34 billones. Es decir, la liquidez del bitcoin presenta buenas garantías tanto para inversores institucionales como sofisticados.

Una de las muestras de esta "popularización" reside en la reducción significativa y constante, de las posibilidades de obtener beneficios arbitrando y aprovechando las ineficiencias que existían dada su forma OTC de cotización. El 'spread' que existe en las principales casas de intermediación ha ido también es descenso y ha contribuido a facilitar y abaratar la operativa logrando la equiparación entre los distintos participantes del mercado.
Con respecto a la aprobación del primer ETF por parte de la SEC, la fecha límite que tiene el regulador para autorizar o no ese instrumento finaliza el 11 de marzo de este año. En caso de silencio se considerará automáticamente aprobado. Dados los requerimientos que se les han hecho a esos promotores de los ETF, que van desde mejorar la transparencia hasta lograr garantizar la liquidez mediante entidades con regulación local, el camino para obtener la autorización parece tener menos obstáculos. Además, la nueva administración Trump está mucho más abierta al bitcoin y muchos de sus componentes han sido inversores en la criptomoneda y la conocen bien.
Si se aprueba entonces el ETF las ventajas son obvias y de claro impacto en el precio del bitcoin. No olvidemos que la cantidad de tokens en circulación es limitada y el crecimiento lento y fijado en su funcionamiento. Si la SEC da su visto bueno a este instrumento se ganará de inmediato en legitimación y seguridad con respecto al bitcoin. El tener un vehículo regulado que invierta en la criptomoneda facilitará su uso, incrementará el interés de todo tipo de inversores, anulará las barreras regulatorias que se tenían antes para tomar posiciones por parte de determinados vehículos, elimina el lío de tener que operar OTC y lo convertirá en un activo financiero más de propio derecho. Eliminado el riesgo regulatorio y cambiada la imagen que se tenía del bitcoin, la demanda que puede aparecer no es menor.
Obviamente, el riesgo reputacional que puede sufrir la SEC en caso de aprobar algo que luego tenga cualquier problema y que afecte al inversor, está en el lado negativo a considerar. Pero la mera validación por no pronunciamiento puede ser un camino intermedio.
Desde el punto de vista del activo en sí y de las ventajas que incorpora, es interesante refrescar ciertas características que lo hacen muy atractivo para inversores sofisticados, gestores y todo tipo de fondos hedge. En primer lugar, el bitcoin presenta una muy baja correlación contra todos los activos tradicionales (desde acciones a bonos pasando por Oro o inmobiliario) y ésta se mantiene en el tiempo (últimos 6 años). Por ejemplo, contra el S&P la correlación es de 0,063 y contra el oro de 0,07 según datos hasta febrero de 2017.
Desde el punto de vista de la volatilidad, el gráfico es bastante claro y vemos como la tendencia ha sido a la baja. Se ha pasado de una muy alta volatilidad, a niveles mucho más asumibles para cualquier estrategia de inversión.
Desde el punto de vista de rentabilidad, ya lo hemos visto con el primero de los gráficos. Se ha superado desde 2012 hasta hoy a todos y cada uno de los activos financieros clásicos; desde el S&P a las divisas el bitcoin ha obtenido una apreciación mucho mayor.
Si ajustamos esa rentabilidad por su volatilidad y calculamos ratios de Sharpe o de Sortino, en todos los períodos calculados salvo el 3 años, el bitcoin supera a todos los activos. Se ha compensado mucho más al inversor en bitcoins por unidad de riesgo, que al resto de inversores en acciones, bonos o materias primas.
De este modo, el bitcoin ofrece unas características de diversificación y rentabilidad por riesgo muy interesantes, que lo convierten en un activo financiero más a considerar en todo proceso de asset allocation.
Si se aprueba el primer ETF (hay otros 2 cuya validación debe ser también en 2017), lo lógico es ver una entrada de flujos muy importante. Estos ETF se podrán convertir en bitcoins lo que supone un impacto directo. Al estar regulado ese nuevo instrumento, el inversor contará con supervisión, se ganará en credibilidad y se convertirá en ese activo financiero de facto que les mencionaba. Al ser la oferta de bitcoins limitada, una entrada importante por el lado de los ETF presionará el precio al alza por simple juego de demanda y oferta. Un estudio de Needham & Company LLC cifraba en unos 300 millones de usd lo que podría entrar en la primera semana de vida del ETF. Este vehículo permitirá la llegada de nuevos inversores que hasta la fecha no se atrevían a invertir, lo que supone mayor presión por el lado de la demanda.
La mencionada casa de análisis establece en menos de un 25% la probabilidad real de que se apruebe ese primer ETF justo por ese miedo de la SEC con respecto a la protección del inversor. En la plataforma BitMEX han sacado una especie de futuro que va cotizando esa probabilidad. Actualmente se está negociando a un 40%.
8
8
Así las cosas, esa casa de análisis establece en más de 3600 USD el precio del bitcoin en caso de que el ETF se apruebe. Para ese cálculo se basa en la entrada inicial de 300 millones que antes mencionaba y la consiguiente llegada de todo tipo de inversores. Si se rechaza su aprobación, el precio se iría a 550 en base a la regresión a la media. Asignando probabilidades obtendremos el precio al que teóricamente se podría ir el bitcoin. Si además asumimos que uno de los argumentos de la SEC para poder no validar el ETF reside en que mucho de su volumen se realiza en China, eso sería otro argumento para pensar que la parte baja está igualmente más limitada. Veremos qué sucede con este primer ETF que entra en su fase final de validación y cuál será el impacto en el precio del bitcoin. En unas semanas saldremos de dudas.

No comments: