Sunday, December 11, 2016

Al menos 25 muertos en un atentado contra la catedral copta de El Cairo

Al menos 25 muertos en un atentado contra la catedral copta de El Cairo
Al menos 25 personas han muerto y otras 31 han resultado heridas en una explosión en los aledaños de la catedral copta de San Marcos, en El Cairo, según han informado fuentes gubernamentales.
Fuentes de la Iglesia Ortodoxa Copta, que profesa alrededor del 8% de la población egipcia, han precisado que la detonación se ha registrado en la iglesia de San Pedro y San Pablo, contigua a la catedral, ubicada en el barrio cairota de Abaseya. El artefacto explosivo, que estalló en la sección femenina del templo, estaba formado por 12 kilos de TNT. La catedral no ha sufrido daños.
Las fuerzas de seguridad han acordonado los accesos y bloqueado la avenida cercana. Las imágenes difundidas por la prensa local muestran los destrozos ocasionados en el interior del templo y la sangre desperdigada por el suelo del inmueble, incluido en un complejo religioso que suele estar fuertemente protegido por ejército y policía. Los heridos han sido trasladados a dos hospitales cercanos.
El presidente egipcio, el ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi, ha condenado el atentado. "El dolor que siente el pueblo egipcio en estos momentos no será en vano. Solo fortalecerá la determinación de perseguir y llevar ante la justicia a quienes participaron en facilitar, incitar o ejecutar este atroz ataque y otros actos terroristas contra el país", ha señalado el mandatario en un comunicado tras hablar y trasladar las condolencias al papa copto Teodoro II, que ha cancelado el viaje que realizaba por Grecia. "Egipto estará más fuerte y unido ante estas circunstancias", ha añadido.
El primer ministro egipcio, Sherif Ismail, ha reaccionado con un comunicado: "Los musulmanes y los cristianos de la nación se solidarizan contra este terrorismo negro". El imán de Al Azhar, la más alta institución del islam sunita en Egipto, también ha condenado el ataque terrorista que se ha registrado esta mañana en la catedral" y ha denunciado un terrorismo "infame" dirigido contra "almas inocentes". El régimen egipcio ha decretado tres días de luto.
Varios centenares de egipcios, en su mayoría cristianos, se han manifestado frente a la catedral para protestar y exigir responsabilidades por estas muertes. Entre gritos de "Si la sangre de los egipcios es barata, que se vaya el presidente" o "Con el alma y la sangre protegeremos nuestras iglesias", los participantes pidieron la dimisión del jefe de Estado, Abdelfatah al Sisi, y del ministro de Interior, Magdy Abdelgafar.
"Estamos aquí para saber cómo ha podido ocurrir, cómo ha podido explotar (una bomba) dentro de (el complejo de) la Catedral", explicó a EFE Maikel Yamini, un cristiano de 29 años que participa en la improvisada protesta. Yamini aseguró que se dirigió a la zona del atentado en cuanto supo que había ocurrido para mostrar su solidaridad con sus "hermanos cristianos".
El atentado se produce apenas dos días después de dos ataques contra las fuerzas del orden. A primera hora del viernes seis policías fallecieron y otros tres resultaron heridos al estallar una bomba en un puesto de control cerca de las turísticas pirámides de Giza. El artefacto explosivo se hallaba colocado en una papelera.
El ataque fue reivindicado en un mensaje publicado en internet por el Movimiento Hasm, un grupo de reciente creación que en los últimos meses ha sido muy activo en El Cairo y alrededores. El pasado septiembre, firmó el coche bomba que intentó asesinar al asistente del fiscal general Zakaria Abdelaziz en una urbanización de la capital egipcia. Un mes antes, trató de matar al líder religioso musulmán Ali Gomaa. Su primera acción se registró el pasado julio cuando segó la vida de un jefe de la policía de la provincia de Al Fayum, al sur de El Cairo.

"¿Cómo ha entrado esa bomba a la iglesia?"

Horas después, otra bomba segó la vida de un civil e hirió a tres policías en la provincia de Kafr el Sheij, en el delta del Nilo. "Es una tragedia. La explosión ha tenido lugar en domingo, en un día festivo y de misa para los cristianos", ha declarado a EL MUNDO el abogado y activista copto Naguib Gibrail desde la catedral. "Hacemos responsable del atentado a la seguridad. ¿Cómo ha entrado esa bomba a la iglesia? La explosión sucedió en el interior", ha agregado el letrado.
"¿Qué hacían los guardas? La iglesia son escombros. Nadie puede acceder al recinto sin que le revisen. No podemos creer lo que sucedió", denuncia Gibrail, quien ha recordado el atentado contra una iglesia en la ciudad mediterránea de Alejandría el año nuevo de 2011, que se cobró la vida de 25 personas y dejó más de 200 heridos. La catedral de Abasiya sufrió un ataque en abril de 2013. Un funeral fue asaltado por unos desconocidos que -apostados en edificios cercanos y calles adyacentes- lanzaron cócteles molotov y piedras y dispararon a los fieles que se marchaban del sepelio. La batalla entre musulmanes y cristianos se saldó con un muerto -un copto de 29 años baleado con perdigones- y 66 heridos.
El atentado de este domingo está jalonado de una escalada de ataques sectarios en el sur del país. En el último lustro se han registrado decenas de altercados en la provincia de Minya. En julio cientos de musulmanes atacaron, saquearon y prendieron fuego a los inmuebles de varios cristianos en la capital de Minya alegando que una de las viviendas había sido convertida en iglesia. Una acusación similar provocó a finales de junio otro incendio en la ciudad de Samalut, que arrasó cinco casas. En mayo, una turba de musulmanes atacó e incendió varias viviendas de cristianos en otro pueblo de la provincia tras difundirse el rumor de la relación entre una musulmana y un cristiano. La madre del copto que supuestamente mantenía el romance fue arrastrada fuera de su vivienda y desnudada en plena calle. Su hijo logró huir.
Una y otra vez un rumor huérfano de pruebas es el responsable de encender la violencia sectaria en el Egipto rural. El supuesto cautiverio en una iglesia de una cristiana convertida al islam, la desaparición de una joven o el amor prohibido de un fiel copto con una vecina musulmana destrozan la paz y convierten los lugares más recónditos del país árabe en un infierno. En la mayoría de los casos los encargados de restaurar el orden son comités formados por líderes destacados del municipio que terminan tomándose la justicia por su mano.
Condenados a sentirse ciudadanos de segunda, los fieles de una de las iglesias más antiguas de Oriente padecen desde hace décadas una retahíla de discriminaciones, entre ellas, en el acceso y promoción dentro de la administración. "Los cristianos no están protegidos por este régimen. El único amparo posible sería evitar las agresiones o arrestar a los responsables. Y nada de eso ocurre. El Gobierno está ausente y su negligencia provoca que los brotes sectarios se repitan. Las minorías siempre pierden en estados como el egipcio, donde se mezcla religión y política", declaró a este diario Ishaq Ibrahim, investigador de la ONG Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales

No comments: