Tuesday, March 15, 2016

¿Qué es loosh?

Nos encontramos ante lo que Don Juan y los chamanes caratularían como el tema de los temas. Si bien no se trata de algo difícil de entender, no es algo fácil de asimilar:
La revolución de los chamanes es que se rehúsan a honrar acuerdos en los que no han participado. Nadie me preguntó si consentía ser comido por seres de otra clase de conciencia. Mis padres me trajeron a este mundo para ser comida, sin más, como lo fueron ellos; fin de la historia.
En realidad, parte del problema es que la humanidad ha sido malcriada a través de sus libros sagrados, reforzando en cada momento el egocentrismo de su participación en el Universo. Antes del siglo XIV, se consideraba como el centro de la creación a los territorios indoeuropeos; al conocer América, las mentes se ampliaron, pero el Sol seguía dando vueltas alrededor de la Tierra; con un gran esfuerzo, la teoría heliocéntrica se hizo lugar, pero seguíamos siendo el Centro de la Galaxia; ahora que hemos madurado, sabemos que ocupamos un minúsculo punto de la Galaxia de otras tantas incontables, eso sí, nos consideramos dueños del planeta y soberanos de todas las criaturas inferiores, a los cuales, como buenos reyes predamos sin culpa ni pausa. ¿Y esto será tan así? ¿De dónde ha surgido la manipulada información de que somos la raza soberana? Ciertamente un famoso libro sagrado nos menciona:
Creced y llenad la tierra, y enseñoreaos de ella y principad a los peces del mar, y a los volátiles del cielo, y a todo ganado, y a toda la tierra y a todos los reptiles que reptan sobre la tierra.
Interesante, aunque no todos los reptiles claramente reptan sobre la tierra, como nos enseña Rene Andrew Boulay en su libro Flying Serpents and Dragons (Serpientes y Dragones Voladores):
Los dragones y otras criaturas fabulosas de la mitología existen pero son formas distorsionadas de los Dioses Serpiente. Es un problema semántico fomentado por la repulsión del hombre a su conexión con sus ancestros los Dioses Saurianos. Dos corrientes parecen haber contribuido a la leyenda de la serpiente como malvada y repulsiva. [...]
El hombre substituyó a los Anunnakis [los Arcontes: aquellos que detentan el poder] como trabajadores y comenzó a realizar todas las desagradables tareas. El recuerdo de esta dominación por los reptiles crueles y despiadados fue exacerbado más a fondo por los descendientes de los Nefilim en los días antes del Diluvio. Estos hombres del espacio se mezclaron con nosotros y vivieron entre la humanidad, las Escrituras y las fuentes sumerias revelan que eran una raza bárbara y antropófaga.
Pero crucemos las aguas que dividen y veamos que nos dice otro libro sagrado, el Popol Vuh, la recopilación de narraciones legendarias e históricas de mesoamérica, que nos explica:
Y dijeron Huracán, Tepeu y Gucumatz cuando le hablaron al agorero, al formador, que son los adivinos: “Hay que reunirse y encontrar los medios para que el hombre que vamos a crear nos sostenga y alimente, nos invoque y se acuerde de nosotros.”
La mayoría de las religiones nos informan que por encima de nosotros están los dioses, a los que debemos invocar y/o alimentar; los dioses son los creadores, o para escribir correctamente, los modificadores y reconfiguradores de la humanidad. Estas entidades intervencionistas y asistencialistas, que en algunos casos se autoproclamaron como celosamente únicas, de manera enérgica, cuando no violenta, obligaron a sus seguidores a que los adoracen y efectuaran puntillosamente sacrificios y rituales en su nombre: esta es su manera de alimentarse; del libro del psicólogo William J. Baldwin, CE-VI Close Encounters of the Possesion Kind:
La angustia que emana de los que están a punto de ser víctimas, es una energía que puede ser recogida por las DFE [Dark Force Entities: entidades negativas parasitarias]. La energía de miedo de los ciudadanos, así como la lujuria de sangre en los curiosos que asistían en multitudes a los sacrificios, también puede ser cosechada y usada como “alimento” para las DFEs y sus superiores.
Maná o ambrosia de los dioses,
producto del sufrimiento humano
¿Qué es loosh entonces? El loosh es la moneda etérica,(1) respaldada por una sólida inversión emocional de tinte negativo, formadora y destructora de civilizaciones; pueden interesar los centavos y monedas de un ritual en nombre de una deidad en particular: el oxímoron de una dádiva chupacirios, pero lo importante son las calamidades globales: la guerra, la peste, el hambre y por supuesto, las delicias de la tortura y el sufrimiento extremo producidas, entre otros casos, por los sacrificios rituales; de las Transcripciones Cassiopaea, Laura Knight-Jadczyk pregunta (30/07/1994):
P: Jesús nos contó que Dios nos ama. ¿Es verdad?
R: Pero es el alma lo que importa, no el cuerpo. El cuerpo muere, no así el alma.
P: Bueno, pero toda esta cosa da escalofríos.
R: Ustedes son energía. Hay una energía que proviene de la conexión entre el alma y el cuerpo; entonces el cuerpo es mutilado.
P: Entonces, ¿ellos abducen gente y la asesinan y qué logran con eso?
R: Los descuartizan.
P: ¿Mueren entonces?
R: Ocurre una máxima transferencia de materia y energía durante este tipo de transición.
P: En otras palabras, ¿una muerte lenta y dolorosa les proporciona lo que ellos quieren? Esto es demencial.
R: Han solicitado la verdad. Dice que es demencial pero es meramente la forma última de servicio egocéntrico.
El loosh o sufrimiento inconsciente es en definitiva el costo de alquiler de nuestros manipulados cuerpos humanos.(2) Podemos gozar de sus funciones (que a veces no andan del todo bien, y para colmo vienen sin garantía) y delectarnos en los placeres de la carne; pero el ojo entrenado observará que ya en el ingreso a este mundo se nos cobra un valor altísimo en loosh, tanto por parte de la madre como de la criatura; luego los pagos se fraccionan de modo de beneficiar al recaudador en cualquier equivocación del inquilino, ya que es insaciable; del libro Los Brujos Hablan (cap. IX) del filósofo Dario Salas Sommer:
El Sapiens, en su lucha inclemente por la existencia, hace que su aparato emocional y nervioso elabore ciertos elementos incorpóreos, pero de una extraordinaria potencia, los cuales “abandonan” el cuerpo humano en forma de vibraciones que son emitidas por antenas incorporadas en su unidad biológica, las cuales se encuentran orientadas y sintonizadas con la frecuencia de los Arcontes, que así “cosechan” esta fuerza y la utilizan con fines que no divulgaremos; volviendo a advertir que, de todos modos, cumplen una función cósmica.

Es así como el
Sapiens es despojado inadvertidamente del producto más noble producido por él mismo, el destilado final de la experiencia humana... el “caldo aurífero” de su vida.
Si las vicisitudes de la vida terrenal no fueran suficientes, hay una ronda nocturna donde ciertas entidades especializadas efectúan un sobreturno para ordeñarnos en las horas de reposo. Por supuesto que ante cualquier duda o problema, es posible contar con los representantes y asociados eclesiásticos: ellos estarán gozosos de poder confundir aun más y proporcionar un sinnúmero de directrices equivocadas, las que se deberán sazonar con profusas dosis de fe; pero aun hay más: puede que la entidad asistencialista de cuarta densidad encuentre beneficioso intervenir en lo que usted solicita, esclavizando y reduciendo todavía más su vida (o las siguientes), del libro Into the Fringe de la doctora Karla Turner:
Barbara [Bartholic, ufóloga asistente del doctor Jacques Vallée], a través de su trabajo de investigación con más de doscientos abducidos, había aprendido lo suficiente para formular su propia interpretación de tales experiencias. Ella cree que al menos un cierto grupo de estos seres de alguna manera “se alimentan” de nuestras emociones, especialmente las más fuertes que vienen del miedo, el dolor, la depresión, y de las acciones compulsivas.
[Los alienígenas infligen] dolor con el fin de “cosechar” o, de alguna forma, utilizar las respuestas emocionales de los abducidos. [...] Los alienígenas como vampiros emocionales es un pensamiento sórdido, pero no tan extraño, tal vez, como otras cosas que había oído.
¿Pero entonces no hay salida? Sí, la hay; y pasa antes que nada por reconocer el velado tráfico energético de la que nuestra realidad humana forma parte, y comenzar a entender el humilde escalón que ocupamos en el ziggurat alimenticio: el paso más importante tal vez se trate dejar de ser un predador y evitar ser predado, reduciendo de esta forma los aportes de loosh, y esto sólo se logra despertando a la consciencia.
* * *
*
(1) Una concisa definición de loosh desde Montalk.net: término que designa la energía vital/emocional y espiritual. Se trata de la definición que reunió Robert Monroe en sus viajes astrales donde, mediante la interacción con entidades no físicas, aprendió que este tipo de energía era llamado loosh y que la humanidad fue reacondicionada y aun es manipulada para su contínua producción y extracción. Asimismo, la escuela de pensamiento gnóstica denomina al loosh con el término askokin: sustancia cósmica sagrada, indispensable para el mantenimiento del Universo, y que sería continuamente cosechada de nuestro planeta.

(2) Del libro Far Journeys de Robert Monroe:
El Cuarto Cultivo excedió las expectativas de los Sembradores [los Arcontes]. Resultó en una producción consistente y utilizable de loosh que fue obtenido del Jardín. El balance de “vida” operaba de manera perfecta, con el Factor de Conflicto produciendo inmensas cantidades de loosh manando de manera permanente a través de las constantes muertes y destrucciones de todo tipo de organismos: Móbiles [Animales] o Estacionarios [Plantas].

Para manejar la recolección, los Sembradores crearon unos Recolectores Especializados [¿tal vez Los Grises?] para ayudar durante la cosecha. Crearon entonces Canales [¿quizá los Portales Orgánicos?] para recolectar el loosh en bruto desde el Jardín hacia su Residencia. Desde entonces, nunca más se necesitó depender del loosh en estado salvaje. El Jardín [el Plano Físico] fue una fuente inagotable para los Sembradores.
Existen varias fuentes que indicarían como sustrato bioquímico del loosh al adrenalcromo o adrenocromo (adrenochrome). Reforzando esta asociación, el Síndrome de indisposición post orgásmica (Post orgasmic illness syndrome) pudiera estar relacionado a la conversión de noradrenalina en adrenalina y posteriormente en adrenocromo, en un organismo inadecuado para catalizar la reacción en oleadas repentinas tras el orgasmo. Recomendamos la lectura de las interferencia exógena en las relaciones románticas.

No comments: