Thursday, March 03, 2016

“La globalización humilla cada día la soberanía popular, la igualdad, la fraternidad y la libertad”

vamos” de Tardà, los grandes hits del debate

  • Rajoy definió como ‘bluf’ a Sánchez y Rivera terminó su intervención con un “Visca Catalunya... libre de corrupción”
De la “cal viva” de Iglesias al “nosotros nos vamos” de Tardà, los grandes hits del debate
Vista general del hemiciclo antes del inicio de la segunda sesión del debate de investidura (Zipi - EFE)

Un debate con tantas intervenciones y expectativas es un terreno abonado para que florezcan grandes frases. Pronunciamientos lapidarias, discursos grandilocuentes, expresiones políticamente incorrectas… Cada candidato tiene su momento de gloria y nadie, absolutamente nadie, quiere desaprovecharlo.
Los equipos de trabajo que rodean a los líderes políticos tienen la lección bien aprendida. En cada alocución tienen que aparecer las necesarias pausas dramáticas que revitalicen los momentos álgidos con oraciones rimbombantes con la intención de atacar, sorprender e incluso escandalizar al público. No solo al que esta sentado en la bancada.
El ganador en esta particular hit parade de la segunda jornada del debate de investidura ha sido, sin lugar a dudas, Pablo Iglesias. Todos los oradores han dejado enunciados de relumbrón, pero el líder de Podemos ha ido incluso más allá cuando ha asegurado que Felipe González y otros exdirigentes socialistas “tienen manchado su pasado de cal viva”, en clara alusión al caso GAL.
Iglesias ha repartido estopa para todos lados. A Sánchez le ha dicho que en este pleno se asistía “a la primera gran entrega del plan de las oligarquías, que cierra las posibilidades del cambio verdadero en España”. “La globalización humilla cada día la soberanía popular, la igualdad, la fraternidad y la libertad”, ha afirmado antes de reclamar al secretario general del PSOE que deje “de obedecer a los oligarcas, deje de escuchar los cantos de sirena que le llevan al naufragio”.
También ha tenido frases el líder de Podemos para el PP, del que ha recordado que fue “fundado por siete ministros de la Dictadura” y está “agitando el fantasma del totalitarismo”. “Merecer el odio de los que envenenan al pueblo –ha finalizado Pablo Iglesias citando al otro Pablo Iglesias, fundador del PSOE- debe ser una honra”.
El momento álgido de Rajoy ha tenido más eco pero mucha menos voluntariedad. Porque al aún presidente del Gobierno en funciones se le ha escapado uno de sus ya famosos lapsus. “Lo que hemos hecho ha sido engañar a la gente”, soltó el líder del Partido Popular desde la tribuna. Así, tal cual, como el que no quiere la cosa. Porque, en esta ocasión, él no quería decir ‘esta’ cosa.
Lo que sí estaba dentro del guió fue cuando criticó a Pedro Sánchez su viaje a Portugal, donde gobierna una coalición de izquierdas. “Supongo que usted se dijo: ‘si otros perdedores lo han conseguido, ¿por qué no yo?’”, le reprochó al socialista. “Yo no engañé a nadie, ni al Rey, ni a esta Cámara ni al conjunto de los españoles”, afirmó Rajoy.
Sobre el pacto entre PSOE y Ciudadanos, Mariano Rajoy lo comparó irónicamente con grandes momentos de la historia de España. “Sin duda, los niños lo estudiarán en la escuela junto al compromiso de Caspe, los Pactos de la Moncloa y el Tratado de los Toros de Guisando”, apuntó para terminar con el éxtasis final: “El diccionario de la Real Academia define la palabra ‘bluf’ como un montaje propagandístico para crear un prestigio que posteriormente se revela falso. Me parece que está bien descrito”.
A Albert Rivera le vino que ni pintada la ausencia momentánea del líder ‘popular’ en el hemiciclo para mandarle un recado. “Rajoy no está, pero seguro que nos escucha desde algún lugar de este mundo”, aprovechó para decir cuando se dio cuenta de la ausencia del presidente del Gobierno en funciones. “¿Por qué tengo yo que pensar que al que le da pereza intentar formar gobierno, va a ser valiente para reformar España de arriba abajo?”, le preguntó al verlo entrar por uno de los pasillos laterales.
La cara visible de Ciudadanos dirigió la mayoría de sus ataques hacia un Partido Popular que “va a votar lo mismo que ERC, Bildu y Pablo Iglesias”. “Le han abandonado cuatro millones de votantes. ¿Me puede dar al menos una razón para que usted lidere este nuevo tiempo político si no quiere hacer nuevas reformas?”, le preguntó a Rajoy antes de recordarle que “traiciones es lo que hicieron ustedes con el señor Pujol; y nos traicionaron a los catalanes. Que cuando les interesa los pactos con los nacionalistas son de Estado y, cuando no, son el demonio”.
“El modelo de Ciudadanos no es Venezuela; es Dinamarca, Alemania, las políticas más modernas del mundo, no las más casposas. (…) Llámeme clásico pero prefiero a un economista de la London School of Economics que a Monedero para llevar la economía en España”, apuntó defendiendo la figura de Luis Garicano, el hombre que ha desarrollado el programa económico de C’s.
Y tras dirigirse a los diputados en catalán, a Rivera un comentario que llegaba desde la bancada le vino que ni pintado. “Visca Catalunya Lliure”, dijo uno de los presentes en la Cámara Baja. “Visca Catalunya... libre de corrupción”, respondió velozmente Albert Rivera.
El portavoz de ERC, Joan Tardà, fue, junto a Pablo Iglesias, el que dejó más perlas por minuto de discurso. Su entrada no podía ser más impactante. “Me dirijo a todos ustedes para decirles que siguiendo el mandado del 27 de septiembre, en Catalunya ya estamos en el escenario de la desconexión, que prontamente vamos a iniciar el proceso constituyente y, si es voluntad de la ciudadanía, prontamente también proclamaremos la República de Catalunya”, afirmó con su habitual contundencia.
“No somos una colonia, pero sí somos un país anexionado. Los tribunales españoles no tienen derecho a ser juez y parte”, continuó el republicano. “Si el anterior jefe del Estado (Juan Carlos I) no tuvo la obligación de pedir perdón por haber jurado los principios fundacionales del movimiento, por su complicidad con tantos y tantos asesinatos de la dictadura, ¿por qué razón tenía que ser transparente con sus negocios y finanzas?”, se extendió Tardà, desatado.
El diputado de Esquerra consideró que Pedro Sánchez anda “escaso de talla de estadista. A nadie se le obliga a serlo. ¿Dónde está su coraje?, ¿dónde está su talla de estadista ahora, negándose a la celebración de un referéndum? Usted tiene que ser el presidente del Gobierno español. Me sabe mal por aquellos que todavía seguirán perteneciendo al Reino de España. Por suerte, nosotros nos vamos”.
En pleno apogeo, Joan Tardà preguntó al líder del PSOE si el proceso independentista “provocará la existencia de nuevo de presos políticos”, en referencia a Arnaldo Otegi, liberado este martes tras seis años y medio en prisión. “Suspenderán, inhabilitarán y, al final, ¿nos encarcelarán?. ¿Encarcelarán a representantes democráticos del pueblo de Catalunya, a concejales que se sumen a la insumisión pacífica? Porque ya han empezado a reprimirnos”, consideró.
A Pedro Sánchez le tocó meterse en todos los ‘fregaos’, que para eso aceptó el encargo de Felipe VI para intentar formar un Gobierno que cada día parece más improbable. “No hay mayoría suficiente en este Parlamento para sumar un Gobierno de izquierdas”, dijo antes de que Francesc Homs (DiL) y Aitor Esteban (PNV) le aseguraran que, con los nacionalistas, sí sumaría una mayoría suficiente con Podemos e IU.
“Hay diputadas y diputados mas pendientes de la confrontación que del acuerdo, pero estos son los tiempos; en todo caso, muchas gracias, señor Rivera, por su valentía”, dijo el secretario general del PSOE en referencia a Podemos.
Y también tuvo para los independentistas de Catalunya: “Somos tan demócratas que queremos que los catalanes voten dos veces: una reforma constitucional y un nuevo estatuto. (…) No abandonamos la esperanza de que Catalunya siga en España con otro marco de relaciones”, apuntó.

No comments: