Monday, February 29, 2016

¿Son los emojis el origen de un futuro lenguaje universal?

Por Iván F. Lobo | 29-02-2016
No existe ningún estudio que explique con exactitud cuáles son las sinapsis neuronales que se activan cuando, en un mensaje de whatsapp, vemos una gitana bailando, un monito tapándose la cara o un excremento sonriente con ojos. Lo que sí es cierto es que estos pequeños dibujos son capaces de transmitir información de una forma sintética y que, gracias a una convención cultural desarrollada a gran velocidad, los usuarios se han puesto de acuerdo -más o menos- en su significado sin necesidad de una autoridad científica que lo avale.
Según la empresa Swyft Media, uno de cada siete mensajes que circulan por redes sociales incluye un emoticono. Para algunos, semejante economía del lenguaje está terminando con la capacidad expresiva de los más jóvenes; para otros, se trata de un fenómeno que enriquece nuestra capacidad para expresar emociones y sentimientos. El prestigioso Oxford English Dictionary concluyó en 2015 que la palabra del año había sido la carita que llora de la risa del Whatsapp, un símbolo que se utiliza nada menos que mil millones de veces al día en Twitter.
Aunque la paternidad de los emoticonos en la informática se le atribuye a Scott Fahlman en 1982, el verdadero responsable de esta fiebre es el japonés Shigentaka Kurita, quien diseñó los primeros emojis para teléfonos móviles en 1999 tomando como inspiración el manga, las señales de tráfico y algunos caracteres del alfabeto chino. Kurita no esperaba entonces que su idea alcanzara las cotas de popularidad y aceptación que le han llevado a convertirse en una celebridad, simplemente pensaba haber encontrado la solución a un problema: “los teléfonos móviles de hace años eran pequeños; el emoji resultó bastante útil cuando había que enviar mensajes de contenido breve y que al mismo tiempo fueran fáciles de entender en una pantalla tan pequeña, ya que permitía introducir más información en ese texto”.
La importancia de los emoticonos es hoy tan relevante que Facebook recurrió al psicólogo de la universidad de Berkeley Dacher Keltner para asesorarles sobre los nuevos emoticonos de la red social. Keltner aseguraba en una entrevista para la BBC, que los emojis forman parte del lenguaje y que su reto es lograr reacciones emocionales verdaderas: “Sabemos por la literatura científica que, cuando me sonrojo después de haber cometido un error, la gente te perdona y piensa ‘vale, todos cometemos errores, es parte de ser humano’. Así que esperamos con el tiempo lograr esa misma reacción con los emoticonos”.
Kurita, como parte responsable del fenómeno que ha convertido las pantallas de nuestros smartphones en algo así como un cuaderno de dibujos infantiles, va más allá y afirma que los emoticonos pueden considerarse “un medio de comunicación universal”.
Texto: José L. Álvarez Cedena

No comments: