Monday, February 15, 2016

La sal completa alcalina es la clave para la reducción y la normalización de la presión sanguínea

No podemos vivir sin una sal alcalinizante saludable. La sal es esencial para la nutrición humana y los procesos fisiológicos. Es importante para nuestro organismo y nuestra salud, como el agua o el aire. Necesitamos los tres para sobrevivir. Nuestro organismo contiene alrededor de medio kilo de sal. Nuestra sangre, nuestro sudor y nuestras lágrimas contienen sal. Lo mismo sucede con la saliva. De hecho, todos los fluidos corporales son salados.
La sal pura está formada por sodio y cloro (de aquí su nombre científico: cloruro sódico, y su símbolo químico NaCl). Además de sus papeles individuales en el organismo, el sodio y el cloro son utilizados para acumular magnesio, potasio y calcio. Estos cinco elementos son sales minerales y las formas primarias de los electrolitos (sustancias que conducen la electricidad) en el cuerpo humano. Estos electrolitos llevan a cabo un equilibrio complicado en el organismo para mantener la hidratación, el pH de la sangre y la función nerviosa y la muscular a unos niveles óptimos.
Las sales también ayudan a normalizar el volumen de sangre en el cuerpo, y regulan la presión de los fluidos, incluida la sanguínea, en el interior de las células. Las sales desempeñan, asimismo, un importante papel para hacer que el corazón lata correctamente y en la regulación del metabolismo. El organismo usa la sal para elaborar hierro, a partir del cual sintetiza la hemoglobina de los glóbulos rojos.
  • Las sales de calcio ayudan a generar unos huesos fuertes.
  • Las sales de magnesio ayudan a equilibrar la temperatura corporal.
  • Las sales de sodio y potasio mantienen el equilibrio adecuado de agua en y alrededor de las células, regulan el equilibrio ácido-alcalino en nuestra sangre y son necesarias para un funcionamiento muscular correcto.
Presión Sanguínea pHour Salts Alkaline Care Dieta AlcalinaLa sal es importante para la digestión del alimento. El organismo usa sal para sintetizar bicarbona
to sódico. Y, por supuesto, es famosa la implicación de la sal en la presión sanguínea, pero no provoca hipertensión. Los ácidos de la dieta y los metabólicos sí lo hacen, cuando no son correctamente eliminados mediante la micción, la defecación, la transpiración y la respiración. La presión sanguínea también aumenta de forma natural con la edad. La verdad es que la sal es la clave para la reducción y la normalización de la presión sanguínea (y para mantener un ritmo de latidos saludable por debajo de setenta pulsaciones por minuto), pero tiene que ser sal del tipo adecuado y en la cantidad correcta. Un tipo de sal incorrecto puede provocar problemas de presión sanguínea, especialmente si se vive y se come de forma ácida.
Sin suficiente sal, sufrimos calambres o debilidad musculares, mareos y agotamiento (y éstos son sólo los signos externos iniciales de que algo está yendo mal en el interior de nuestro organismo. En casos extremos, esto puede acabar dando lugar a convulsiones e incluso a la muerte. La concentración de sal en sangre debe conservarse constante, y el organismo dispone de varias formas de mantener este estrecho control.
Si no consumes suficiente sal, el organismo reducirá drásticamente su excreción de la misma (a través de la orina y el sudor), pero, no obstante, tiene que intentar mantener la concentración de sal en sangre, por lo que incrementará la secreción de agua. Se deshidratará, quizás de forma grave, y eso puede convertirse en una emergencia médica. (Consumir demasiada agua puede ser nocivo de una forma parecida si el agua es ácida y se ingiere de tal forma que altere el equilibrio de la sal).
Todos tenemos, además, un papel que desempeñar para conservar la concentración de sal dentro de unos parámetros correctos. Debemos reponer la sal consumida por nuestro organismo para mantener una salud, un vigor y una alcalinidad normales, por lo que debería formar parte regular de nuestra dieta habitual, pero no debemos hacerlo con las sales procesadas que la mayoría de nosotros esparcimos de manera indiscriminada sobre los alimentos y, ciertamente, no con el sodio del que están repletos los alimentos procesados de todo tipo. Necesitas sales alcalinizantes como las sales marinas, las sales celulares y las sales minerales.

Sal de calidad

sales-minerales Young pHorever pHour Salts Alkaline Care
A pesar de las malas noticias sobre la sal común, no se puede consumir demasiada sal natural, no refinada. La sal que no ha sido procesada ni desnaturalizada, la sal completa, llena de minerales y que contiene todos sus elementos naturales es saludable y alcalina. Esta sal nos proporcionará potasio, calcio y magnesio y, de hecho, todo mineral conocido en por lo menos unas cantidades ínfimas. Lo que es incluso más crucial es que proporcionará energía al organismo. Actúa como catalizador en el transporte de energía eléctrica de una célula a otra. Si esa transferencia de energía se interrumpe, morirás. Las sales procesadas no pueden conducir la electricidad.
Las pHour Salts
Las pHour Salts son una combinación única de cuatro potentes sales (bicarbonato de sodio, carbonato de magnesio, bicarbonato de p
otasio y bicarbonato de calcio), que ayudan a mantener el diseño alcalino del cuerpo. Son únicas en el mercado, dado que han sido formuladas por el Dr. Robert O. Young teniendo en cuenta los análisis de sangre cualitativos de microscopía, en donde se ha podido comprobar el efecto beneficioso directamente en la sangre y las células del consumo regular de las mismas.
Tras un consumo regular con la cantidad adecuada de agua alcalina, aumentarán de forma inmediata tus niveles de energía y vitalidad. Tienen un efecto antioxidante, antibacteriano, antifúngico, antitoxinas, antiinflamatorio y anticarcinógeno.
Descubre los múltiples usos de las pHour Salts
Cuatro Sales pHour Salts Alkaline Care



  • Fuente: del libro La Milagrosa Dieta del pH, del Dr. Robert O. Young, extracto de la página 108-111

No comments: