Tuesday, January 12, 2016

Los abusos sexuales en Colonia, al más puro estilo Tahrir

Una mujer pasa junto a un policía en la estación de tren de Colonia (Alemania).
Los agresores de Nochevieja actuaron en la ciudad germana como los de la plaza egipcia, y de forma coordinada y simultánea
Son conocidos ya como 'los bailones', porque así se acercan a las víctimas. Y llevan años actuando en Suiza, Finlandia, Austria o Suecia
"Sentí muchas manos tocando mi pecho, mi entrepierna. Luego, de repente, una multitud me arrancó la ropa, dejando mi torso al aire. Y me violaron".
Lo que vivió la periodista estadounidense Lara Logan en la Plaza Tahrir de El Cairo la noche del 11 de febrero de 2011, el día que el dictador egipcio Hosni Mubarak renunció al poder, no fue un caso aislado. Entre 250 y 300 mujeres fueron agredidas sexualmente -muchas violadas- durante las concentraciones en la plaza que simbolizó la primavera árabe.
Lo ocurrido la pasada Nochevieja en Colonia recuerda a Tahrir, aunque el Consejo alemán de Mujeres Feministas rechaza ese paralelismo porque "la violencia sexista no es un daño colateral".
En ambos casos, sin embargo, el patrón es el mismo: hombres divididos en grupos forman un círculo en torno a la víctima y, una vez aislada, le roban, agreden y, si se tercia, la violan. Este modus operandi made in Egipto ya es habitual y conocido en el norte de África con nombres como taharosh o mo'aska o hatk'ird.

Los 'bailones'

En Alemania, a estas bandas se les llama Antanzer o bailones porque se acercan a la víctima cantando, invitándole a bailar, una forma amigable de referirse a una forma de criminalidad que, hasta la noche de fin de año, se manifestaba en Europa de forma anecdótica y en otra magnitud.
"Estamos ante una dimensión nueva del delito", repite el ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, que habla de dimensión y de nuevo delito, porque hace ya tiempo que los bailones actúan más o menos tímidamente en Alemania, Suiza, Finlandia, Austria y Suecia.

El caso sueco

Y desde hace varios años. Las autoridades suecas, por ejemplo, han anunciado este lunes la apertura de una investigación sobre un caso de agresiones sexuales por parte de un supuesto grupo de jóvenes inmigrantes en verano en un festival juvenil de Estocolmo We are Sthlm que la Policía ocultó.
Según el diario Dagens Nyheter, la policía de Estocolmo recibió informes que aludían a jóvenes que "se restriegan" contra chicas, algunas de 11 o 12 años, y de "toqueteos", hechos que fueron aumentando y en los que se apuntó a una quincena de refugiados "en especial de Afganistán" que formaban parte de una banda.
En Colonia, el caso fue más grave por la magnitud de los hechos, los agresores eran un millar y en su mayoría, según constatan las victimas y las autoridades de Interior, procedentes del norte de África y países árabes. Entre los agresores había afganos, sirios, paquistaníes, marroquíes, tunecinos y refugiados, posiblemente reclutados en centros de acogida por bandas que ofrecen un reparto de botín más rápido y sustancioso que las ayudas sociales.
Para el ministro de Justicia no cabe la menor duda: "Nadie puede decirme que esto no estuvo coordinado. Cuando una horda humana se junta para cometer delitos, parece que tiene que haberse planeado de alguna forma".

Agresiones coordinadas y simultáneas

Su hipótesis cobra fuerza en tanto que las agresiones en Colonia se producían de forma simultánea en otra docena de ciudades alemanas además de en Finlandia, Suiza, Austria.
Aunque es la primera vez que Mass se pronuncia de esa manera, el Gobierno alemán barajó desde el primer momento la posibilidad de que las agresiones respondieran a un plan preconcebido, de ahí que su colega de Interior, Thomas de Maizière, afirmara tras lo ocurrido que "estamos ante un acto de criminalidad de una dimensión nueva".

Colonia, Hamburgo...

Según los últimos datos ya se han presentado 516 denuncias por los delitos en Colonia la noche de fin de año, el 40% por agresiones sexuales, incluidas, al menos, dos violaciones. En la ciudad de Hamburgo las denuncias suman 133. Sospechosos hay muchos, pero hasta ahora no se han producido detenciones.
La Policía, que ha pedido la colaboración ciudadana, analiza grabaciones de vídeo y mensajes enviados a través de las redes sociales en los días previos a la Nochevieja por norteafricanos, así como la presencia en Colonia de individuos llegados de ciudades aledañas y países vecinos como Bélgica, Holanda y Francia.
Pero hay quien prefiere no esperar para impartir "justicia". En la noche del domingo, una veintena de hombres se dieron cita vía Facebook en las cercanías de la estación de Colonia para una "caza" al extranjero que se saldó con seis paquistaníes y un sirio heridos.
Las autoridades investigan si hay un trasfondo de venganza o se trata de un acto de racismo y xenofobia de la ultraderecha, de ahí que Mass advirtiera este lunes contra una instrumentalización neonazi de lo sucedido en Colonia.
"No podemos dejarle el campo libre a incendiarios extremistas", dijo Maas, mientras que su colega de Interior equilibraba un discurso favorable al endurecimiento de las leyes contra los extranjeros que cometan delitos con un "no podemos criminalizar a los refugiados" y hacer que paguen justos por pecadores.

No comments: