Thursday, June 18, 2015

por Steven M. Collins
6 Abril 2012
del Sitio Web Editorial-Streicher
En newsfromthewest.blogspot.com apareció publicada hace tres años esta breve investigación (en realidad, hecha revisando sólo dos enciclopedias, labor que se agradece igualmente), que hay que leer con cuidado, y que trata acerca de ciertas migraciones que se habrían efectuado desde la antigua Palestina y desde Partia hacia la zona transcaucásica, y de cómo se han tejido los hilos en cuanto a ese asunto.
 
Su autor (hay que advertirlo), que es favorable a los modernos descendientes de los jázaros conversos, desvincula a los judíos de los edomitas o descendientes de Esaú, cuyo nexo es una hipótesis que ha circulado y que esperamos presentar más en detalle, y los desvincula también de la totalidad de los jázaros, dándole legitimidad al moderno sionismo.
 
A pesar de que no oculta su tendencia en muchos puntos (como retratar a los jázaros con una cualidades que no son muy conocidas), y de que plantea ciertas etimologías bastante dudosas, presenta algunas informaciones que quizá sirvan para armar el rompecabezas genealógico y etnológico, y sólo por ello lo hemos traducido.
 
Consideremos un aspecto de la historia judía que es a veces controversial. Se trata de la historia del reino jázaro, cuyos últimos monarcas adoptaron el judaísmo.

Algunos sostienen que los jázaros eran no-israelitas que, en masa, aceptaron el judaísmo y se convirtieron en los antepasados de los judíos ashkenazim de Europa. Este punto de vista tiende a privar a estos últimos del derecho a ser considerados como judíos "legítimos" de la tribu de Judá, y es históricamente inexacto.
 
Este punto de vista asume:
  1. que todos los jázaros eran no-judíos ("gentiles")
  2. que todos los jázaros aceptaron el judaísmo
  3. que no habían miembros de la casa de Judá que estuvieran ya viviendo entre los jázaros
Las tres suposiciones son incorrectas.

Está bien documentado que numerosos judíos vivían en el Imperio de los Partos y que muchos de ellos acompañaron la emigración de éstos hacia Europa a través de las montañas del Cáucaso y hacia el territorio al norte del Mar Negro.
 
Otras migraciones judías a la región de Jazaria ocurrieron siglos antes de la caída de Partia, como mostraremos pronto. Esta región (el Transcáucaso y el norte del Mar Negro), a través de la cual multitudes de israelitas y judíos pasaron en su camino a Europa, era la patria de los jázaros.
 
¿Cómo podrían todos los jázaros ser no-judíos cuando su patria había sido la ruta principal para las tribus de Israel cuando éstas abandonaron Partia y Escitia?
 
La región jázara también incluía el antiguo reino de Iberia, que había llevado un nombre hebreo desde su fundación luego de la caída de la capital israelita de Samaria. Iberia también había sido gobernada por reyes con la palabra-raíz "Phares" en sus nombres, confirmando su descendencia del rey David de Israel.
 
Ciertamente aún quedaban israelitas en esta región cuando los jázaros llegaron al poder allí en los siglos posteriores.

Hay pruebas considerables de que los jázaros eran una mezcla de razas y grupos étnicos. La Enciclopedia Británica registra que algunos "jázaros" fueron primeramente percibidos en Armenia en 198 d.C. [Encyclopaedia Britannica, ed. de 1943, vol. 13, artículo "Khazars", p.362].
 
Esto fue 28 años antes de que Partia cayera.
 
Cuando Partia colapsó, millones de gentes semíticas de Partia se desparramaron por la región que más tarde sería llamada "Jazaria" como una ola gigante en su camino a Europa. Durante los siglos de las grandes migraciones de refugiados partos y escitas a través de la región transcaucásica, los descendientes de las diez tribus de Israel eran dominantes en la región que más tarde llegó a ser Jazaria.
 
Los gobernantes jázaros no adoptaron el judaísmo sino hacia el año 740 d.C. o aún más tarde. Consideremos cuántas oleadas de refugiados judíos entraron en Jazaria antes de que aquel acontecimiento ocurriera.

Grandes cantidades de refugiados judíos se habían instalado en lo que llegaría a ser Jazaria mucho antes de que los jázaros fueran incluso un pueblo reconocible.
 
En la Enciclopedia Judía Universal se registra que:
"La historia de Georgia escrita por Vakhushti nos informa que le fue concedido permiso a una legación judía que había apelado al príncipe de Mtskhet, después de la destrucción del Primer Templo en Jerusalén (586 a.C.), para establecerse en las afueras de Mtskhet".
[The Universal Jewish Encyclopedia, vol. 8, artículo "Mountain Jews", p.26]
Judíos de la tribu de Judá comenzaron a instalarse en el Transcáucaso desde el tiempo en que Jerusalén cayó a manos de los babilónicos.
 
La misma fuente registra muchas otras olas de migración judía a esta región:
"Otro flujo de refugiados judíos en varias regiones transcaucásicas tuvo lugar después de la destrucción del Segundo Templo en Jerusalén (70 d.C.).

La magnitud del flujo durante los primeros siglos del cristianismo es confirmada por el cronista Faustus de Bizancio (siglo IV d.C.), quien relata que los persas, bajo el Rey Sapor II (360 d.C.), invadieron Armenia, y llevaron con ellos al sur de Persia a más de 75.000 cautivos judíos, la progenie de aquellos que previamente habían llegado antes al Transcáucaso desde Palestina".
Los judíos habían visto la región del Cáucaso como un refugio hospitalario durante siglos, y ellos fueron allí en grandes cantidades.
 
¿Por qué no habrían de hacerlo?
 
Desde el 700 a.C. hasta al menos el siglo V d.C., dicha región fue habitada por muchos descendientes de las diez tribus de Israel (llamados escitas, iberos, sacas, godos, etc.), y muchos de los reyes israelitas eran judíos, descendientes de la dinastía del rey David. El rey persa Sapor II era del reino sasánida de Persia que había expulsado a los partos de Asia.
 
¡Tuvo que haber habido un inmenso número de judíos en la región transcaucásica para que él hiciera 75.000 cautivos judíos en una sola incursión en aquella área!.
 
Que ellos fueran descendientes de judíos que habían emigrado allí originalmente de Palestina confirma que ellos eran miembros raciales de la tribu de Judá.
 
La Universal Jewish Encyclopedia prosigue:
"Posteriormente ellos [los judíos transcaucasianos] se unieron con otros judíos de regiones de más al Oeste, de Asia Menor, de la Península de Crimea, y sobre todo de Bizancio (para escapar de las severas persecuciones que ellos habían estado sufriendo a manos del Emperador Justiniano en el siglo VI d.C.).

Es evidente... que la inmigración judía en el Cáucaso ocurrió no sólo en diversas épocas sino también en diversas direcciones".
No hemos terminado aún: Muchos judíos cuyos antepasados habían vivido pacíficamente bajo los Partos, finalmente emigraron de Persia siglos después de que éstos lo hubieran hecho.
 
Considere este reporte:
"De fuentes árabes y otras, principalmente la antigua crónica persa Derbend-Nameh... podemos concluir que muchos judíos emigraron desde el Norte de Persia y Mesopotamia al Cáucaso del Noreste durante los siglos V y VI (bajo los sasánidas).

Otros grupos de inmigrantes los siguieron... Cuando en el siglo VIII los árabes conquistaron parte de Daguestán, ellos encontraron una gran población judía allí".
Mucha gente de la tribu de Judá emigró al Cáucaso desde la antigua región de Partia debido a la persecución sasánida.
 
Cuando las últimas oleadas de judíos "partos" ingresaron al Transcáucaso, los descendientes de los partos y de los escitas estaban ya ocupando nuevas patrias en Europa. Durante muchos siglos antes de que los gobernantes jázaros adoptaran el judaísmo, había habido numerosas migraciones de la tribu de Judá (judíos) hacia la región más tarde llamada Jazaria.

También habrían existido en aquella región algunos remanentes de las diez tribus de Israel.
 
En efecto, las fuentes judías afirman que había remanentes identificables de las tribus de Isacar, Manasés y Simeón viviendo en regiones jázaras, y que sus arcaicos nombres hebreos y la carencia de cualquier levita entre ellos apoyarían la conclusión de que ellos no eran judíos sino israelitas pertenecientes a las Diez Tribus [UJE, vol.8, pág.27].
 
Dado que grandes cantidades de personas de las diez tribus de Israel habían vivido allí o habían pasado por esa región a partir del siglo VIII a.C. hasta al menos el siglo V d.C., debiera esperarse que hayan habido algunos remanentes de aquellas tribus allí.

Sin embargo, esta región estaba poblada por muchos no-israelitas también.

La Enciclopedia Británica declara que:
"...Los jázaros había reaparecido en Armenia, aunque no fue sino hasta el 625 d.C. que ellos aparecen como "jázaros" en los registros bizantinos... descritos como 'turcos del Este'."
La región transcaucásica se estaba sobrepoblando.
 
No sólo numerosos judíos habían vivido en esta región durante siglos (llegados desde Palestina y Partia), sino también turcos y otras razas, e incluso israelitas residuales de las diez tribus cuyo cuerpo principal había emigrado a través de esa región en su camino a Europa. Jazaria llegó a incluir no sólo partes del Transcáucaso, sino también parte de las estepas al norte del Mar Negro.

Hay pruebas de que la mayor parte de los jázaros era de raza caucásica. La Enciclopedia Británica declara que los jázaros eran parte de la "raza Blanca de la estepa", y añade que los jázaros, como respuesta a la amenaza que para ellos representaban otras tribus turcas (como los pechenegos), construyeron una fortaleza de piedra con la ayuda de los bizantinos.
 
Luego agrega:
"Famosa como la única estructura de piedra en esa región carente de piedras, [la fortaleza] llegó a ser conocida por todas partes entre las hordas de la estepa como Sar-kel o la Residencia Blanca.

Los comerciantes de todas las naciones encontraron protección y buena fe en las ciudades jázaras... La dinastía aceptó el judaísmo, pero había una igual tolerancia para todos, y cada hombre era considerado responsable... ante los jueces oficiales de su propio credo".
Los jázaros eran conocidos por sus contemporáneos como una raza caucásica blanca, y ellos construyeron una gran fortaleza para protegerse de las merodeadoras tribus turcas.
 
Pero algunos de los jázaros se llamaban a sí mismos turcos.
 
Ellos eran capitalistas conocidos por su "buena fe", y practicaban la tolerancia religiosa. Haciendo eso, ellos perpetuaban las tradiciones de los Partos, ya que éstos eran famosos por la honestidad en sus tratos y por su tolerancia religiosa. Es también evidente que no toda la nación de los jázaros adoptó el judaísmo.
 
La "dinastía" (la clase dirigente) adoptó el judaísmo, mientras que las masas siguieron practicando sus propias creencias judías, cristianas o islámicas.

La Enciclopedia Judía Universal añade este comentario sobre la conversión de los jázaros:
"...Fue principalmente debido a la superioridad cultural de los judíos de Daguestán que el "Kahan" (rey) del poderoso Estado de los jázaros se convirtió al judaísmo junto con su corte y parte de la población jázara entre los siglos VIII y IX".
Este relato indica que, además de la clase dirigente, sólo "una parte" de la población jázara adoptó el judaísmo durante el siglo siguiente.
 
Note el título del rey entre los jázaros: Kahan. La palabra hebrea para "sacerdote" es "kohen". Las consonantes del título del rey jázaro son idénticas con las de la palabra hebrea para "sacerdote" (K-H-N). Esto argumenta a favor de que el rey de los jázaros, que ya tenía un título hebreo al momento de su conversión al judaísmo, puede haber sido ya un miembro racial de la casa de Judá.
 
¿Por cuál otra razón él sería conocido ya por la palabra hebrea para "sacerdote"?.

La Enciclopedia Judía Universal también declara que la conversión del "Kahan" jázaro y su corte puede no haber ocurrido hasta 786 y 809 d.C. [The Universal Jewish Encyclopedia, vol. 6, artículo "Khazars", p. 376].
 
La Enciclopedia luego establece cuán poca gente realmente se convirtió al judaísmo a consecuencia de la conversión de su monarca.
 
Afirma en cuanto a la conversión del rey jázaro:
"...él y aproximadamente 4.000 jázaros fueron circuncidados; fue sólo gradualmente que las enseñanzas judías obtuvieron respaldo entre la población... los judíos eran enormemente superados en número por las masas paganas y por los habitantes musulmanes y cristianos de las ciudades".
Los jázaros no constituyeron un Estado mayoritariamente judío.
 
Ellos tuvieron líderes de fe judía, pero sólo una minoría importante de judíos entre sus acompañantes. Un total de sólo 4.000 nuevas conversiones al judaísmo en una nación grande era realmente un pequeño número de conversos. La exigencia de la circuncisión fue probablemente un factor desmotivante para la mayoría de los varones jázaros para convertirse al judaísmo. La mayor parte de ellos permaneció en religiones paganas o cristianas.
 
En los siglos posteriores del reino jázaro, muchos adoptaron el Islam. La Enciclopedia Británica registra que una de las principales ciudades jázaras, Itil, tenía 30 mezquitas alrededor de 924 d.C.

Los jázaros también incluían a turcos (descendientes de Esaú, también llamado Edom). Los edomitas eran semitas del mismo tipo que su antepasado Esaú, que era un hijo de Isaac.
 
A los israelitas les había sido ordenado por Yahvé en Deuteronomio 23:7-8:
"No detestarás al edomita, ya que él es tu hermano... los hijos que nacieren de ellos entrarán en la congregación de Yahvé en su tercera generación".
Yahvé llamó a los edomitas "hermanos" de los israelitas porque Esaú, el padre de los edomitas, era el hermano de Jacob, el patriarca de los israelitas.
 
El mandamiento citado demandaba la admisión sin reservas de los edomitas en la congregación de Israel "en la tercera generación". Los edomitas (turcos) que habitaban en Jazaria que se convirtieron al judaísmo fueron considerados según la ley divina para ser totalmente asimilados en la tribu de Judá cuando la tercera generación naciera.
 
Esta asimilación habría sido llevada a cabo antes de la caída del Imperio jázaro.

No hay espacio para hablar a fondo de los edomitas, pero Esaú dio origen a muchas tribus, cada una encabezada por un "duque". Génesis 36:15 pone en una lista como primer "duque" de Edom (y probablemente el principal) al "duque Temán". Las consonantes de Temán son T-M-N, que eran las mismas consonantes del Imperio Otomano, que finalmente vino a ser llamado "Turquía".
 
El segundo duque edomita fue llamado "Omar", y otro nombre para la famosa "Cúpula de la Roca" en Jerusalén es "la mezquita de Omar", nombrada así en memoria de un poderoso califa islámico.

Cuando se corrió la voz en las rutas comerciales de que Jazaria había adoptado el judaísmo, los judíos de la diáspora habrían emigrado seguramente allí para buscar refugio.
 
Según la Enciclopedia Judía Universal,
"La noticia de la maravillosa conversión [de los gobernantes jázaros] se esparció a través de todo el mundo judío".
Esto habría aumentado sostenidamente el número de gente de la tribu de Judá entre los jázaros, mientras más judíos emigraban allí como a un refugio sagrado y buscando libertad de religión.
 
Cuando Jazaria cayó, su pueblo, incluídos los judíos, habría sido empujado hacia Europa del Este en búsqueda de refugio y de nuevas patrias. La Enciclopedia Judía Universal señala que los judíos de Jazaria emigraron a Kiev y otras partes de Rusia, mientras que los restantes jázaros se unieron a los magiares y emigraron a la moderna Hungría, convirtiéndose en cristianos.

Los judíos de Jazaria finalmente llegaron a ser conocidos como los judíos "ashkenazi". Algunos erróneamente relacionan este nombre con un hijo de Gomer (llamado Ashkenaz, Génesis 10:3). Ese nombre realmente tiene orígenes Partos.
 
La Enciclopedia Británica (edición de 1943, volumen 17, págs. 576-577) registra que el nombre "Ashkanians" era un nombre árabe/persa para designar a los Partos.
 
La derivación a "Ashken-azi" a partir de "Ashkan-ian" es fácil de advertir [?].
 
Por lo tanto, el término "judíos ashkenazi" realmente proclama una descendencia de los "judíos Partos" Esto es muy coherente con el registro histórico que confirma que muchos judíos vivieron en Partia y más tarde emigraron desde allí hacia el Transcáucaso y las regiones del Mar Negro.

En conclusión, el registro histórico indica que los judíos jázaros eran, en su mayor parte, refugiados de la tribu de Judá que se habían instalado en aquella región. Hubo conversos al judaísmo de otras razas también, pero las leyes de asimilación establecidas por Yahvé definían que los descendientes de tales conversos serían "totalmente judíos" dentro de unas pocas generaciones.
 
Los judíos ashkenazim son parte de la moderna tribu de Judá.
 
Yahvé mismo ha dejado eso en claro en nuestro tiempo moderno al haber conducido a muchos judíos ashkenazi a ayudar a establecer el moderno Estado israelí, cumpliéndose la profecía de Sofonías cap. 2 de que "Judá" habitaría otra vez su vieja patria en el Oriente Medio.



 
 




 



The Khazars and The Modern Jews

No comments: