Tuesday, June 16, 2015

¿Existen las enfermedades mentales?

A través de Alejandro D. Gatti

Cuando Copérnico postula su teoría del heliocentrismo, formulando que el Sol se encontraba al centro del sistema solar y que los planetas se movían alrededor de él, por supuesto que para el mundo entero estaba completamente loco. Este incidente fue por aquellas épocas toda una revolución científica, aunque los geocentristas seguían anquilosados en el viejo paradigma, sin dar crédito alguno al nuevo paradigma.
De la misma manera la medicina de hoy está parada sobre un paradigma que ya está totalmente obsoleto. Los nuevos descubrimientos son una amenaza para un sistema que, aunque fútil en casi todos sus aspectos, brinda a sus oferentes una cierta seguridad dentro de su burbuja. Pero ya estamos en otros tiempos. Tiempos donde cada vez con más intensidad el ser humano está comprendiendo que su salud no puede ser recuperada por medios externos. Tiempos donde cada vez menos personas quieren exponerse a intoxicaciones medicamentosas o al “adormecimiento de las capacidades naturales de curación” que suele proponer la psiquiatría actualmente.
La investigación del Dr. Hamer muestra que los trastornos del estado de ánimo y los padecimientos mentales también se desarrollan exactamente como los trastornos físicos de acuerdo a las “Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina”. De esta manera, los trastornos del estado de ánimo y los padecimientos mentales tienen una correlación cerebral así como también una correlación orgánica. Primeramente Hamer postula la inexistencia de las enfermedades, afirmando que no enfermamos porque no hay malfuncionamientos o malignidades en el organismo. Igualmente importa para los cambios en las conductas y comportamientos.
Las Psicosis son el resultado de lo que el Dr. Hamer llama “Constelaciones Cerebrales”. Una persona se encuentra en una “Constelación Cerebral” cuando existe un SBS activo en un hemisferio cerebral y un segundo SBS impacta en el lado opuesto. La manifestación exacta de los cambios mentales está determinada por el tipo de conflictos que están involucrados. El grado del “desorden” mental está determinado por la magnitud de los conflictos involucrados. ¿Puedes decir que hay enfermedad aquí?
Tomando en cuenta la interacción biológica entre la psique, el cerebro y el órgano correspondiente, las 5 Leyes Biológicas explican por qué una persona se torna deprimida, maniaca, paranoide, bipolar, delirante, autista, suicida, violenta, o incluso pudiera presentar una llamada “predisposición al crimen”. Cualquiera de estas manifestaciones de conductas tiene como origen la constelación de dos o más conflictos biológicos que se encuentran activos y en hemisferios cerebrales diferentes.
Pongamos un ejemplo para desmitificar ciertos “fantasmas psíquicos”:
Hablando del déficit de atención o de los problemas de hiperactividad de los más pequeños, podemos demostrar de manera estrictamente científica y basándonos en las Leyes descubiertas por el Dr. Hamer, que en verdad no se trata de una enfermedad mental.
Caso: ¿Déficit atencional? ¿Hiperactividad? ¿Qué les ocurre a los niños realmente?
Veamos la Constelación en este gráfico
corteza sensorial
Los anillos concéntricos en blanco son los llamados “focos de Hamer”. Estos anillos pueden verse perfectamente en una Tomografía Computada de cerebro (TAC). En este caso podemos observarlos en los centros de relevo cerebral de control del área sensorial para pierna y pie izquierdos y pierna y pie derechos. Aquí se aprecian dos SBS de separación en fase activa simultáneamente, lo que, por lo mencionado anteriormente, impacta directamente en el comportamiento de la persona. (Importante mencionar, que lo que se conoce como ADD involucra otras constelaciones más y estas pueden tener variaciones entre cada caso).
La separación de un ser querido puede ser emocionalmente muy estresante. En la Naturaleza, la separación del rebaño, de una pareja o de una cría es, hablando biológicamente, una situación de emergencia. Luego entonces un programa biológico especial se encuentra presente para asistir al organismo a afrontar este evento traumático. Así existe una parálisis sensorial cuyo sentido biológico es una forma natural de protección frente a futuros traumas de este tipo. Por ello se afecta la memoria de corto plazo.
El cerebro configura una nueva conducta re-adaptativa como consecuencia de estos conflictos biológicos. Así podríamos hablar de todas los trastornos mentales, pasando desde el Alzheimer, hasta el autismo, la anorexia y la bulimia, la paranoia, la depresión y la manía, entre otros.
Como puede observarse la salud mental depende básica y esencialmente de la resolución de los conflictos involucrados. Continuara…

No comments: