Saturday, May 16, 2015

¿En dónde he escuchado esto?
Libro: Psicogeometría. Geometría Sagrada y Arquitectura Biológica. El Poder de la Vida/ Autores: Arturo Ponce de León y Ninón Sevilla. Extracto de una parte del capítulo 9. ADN y Genoma Humano.
“…Creemos que los genes determinan las funciones de la célula, sin embargo, el Dr. Lipton, biólogo estadounidense, dice que es la percepción que tenemos del mundo externo lo que controla el comportamiento del ADN. La ilusión de que nuestra salud y destino están programados en nuestros genes, el llamado determinismo genético, se desvanece a la luz de las últimas investigaciones con un enfoque nuevo y radical en las fronteras de la ciencia, respecto a la influencia del ambiente sobre el comportamiento celular..”(p. 127)
“…Una onda “phonon” (equivalente acústico de un fotón) llega al ADN, pues el citoplasma, que es líquido, capta una onda sónica que le transmite a un medio sólido..(p.128)
…Sabiendo que los “phonon” son de la misma naturaleza electromagnética que los fotones, se puede pensar que el ADN podría, por doble resonancia y por efecto láser, jugar el papel de antena electromagnética durante la audición de una amplia emisión de frecuencias ultrasónicas, sónicas y supersónicas. En 1989, el físico alemán F. Popp, demostró que las células se comunican entre ellas de una manera coherente por medio de fotones….el ADN emite ondas en muchas frecuencias (audio/phono, ultravioleta, frecuencias de radio, microondas, infrarrojo, etc.) y estas ondas se embonan y se trenzan para crear, implosivamente, el alma humana….” (p.129)
“…. El ADN se expresa a través de ondas solitónicas, ondas que pueden almacenar información durante mucho tiempo y que son capaces de propagarse, sin deformarse, a grandes distancias en medios no lineales. […..] El ADN funciona como una antena cuyas características técnicas vienen determinadas por su tamaño. La molécula extendida tiene alrededor de dos metros de longitud y una frecuencia natural de 150 megahertzios. […] El ADN no sólo puede resultar afectado por la radiación electromagnética de forma dañina, sino que también puede ser alterada en la dirección contraria con la radiación adecuada porque, en el fondo, para ello somos portadores de un microchip electrobiológico, un superconductor que toma la información electromagnética del ambiente, la almacena y después de codificarla puede también emitirla….” (p.132).
“[…] El ADN tiene la capacidad de una comunicación a nivel cuántico que rompe las barreras del espacio y del tiempo y confirma la visión holística de un ser humano interrelacionado con todo y con todos…” (p.133).
“..[…] Estos avances en la naturaleza de la morfogénesis hacen posible ver al genoma humano como una biocomputadora holográfica que genera ondas acústicas solitónicas y electromagnéticas (luz y sonido) para llevar información epigenética (de codificación alternativa) en 4D, usada por biosistemas de autoorganización espacial y temporal. Es decir, este nuevo modelo de creación genética establece la primacía de la fuerza energética con su componente geométrico intrínseco, sobre la noción bioquímica en la actividad celular metabólica. Esto implica que en ese acoplamiento, podría producirse una transmisión de información desde lo que hoy consideramos el “vacío”. Se abre así todo un mundo de maravillas. De hecho, podría estar sucediendo que nuestro ADN estuviera recibiendo, desde el primer día, sus “instrucciones de montaje” desde más allá del espacio y tiempo conocidos, desde el vacío o más allá, si lo hay. Y a partir de esas instrucciones, la naturaleza holográfica del ADN iniciaría el proceso de organización. Al pasar de los años, los científicos han visto que la relación del ancho y largo de cada giro en la molécula de ADN están en campo dorado, o sea, el ADN está buscando aproximarse a phi, quizá para generar mayor inclusividad armónica y crear mayor irradación toroidal…” (p.134)

No comments: