Saturday, May 16, 2015

El vídeo Snuff de las 3 niñas de Alcasser

alcaser
Nuevas y relevantes informaciones sobre el caso Alcasser han salido a la luz. Unas informaciones que pondrían en jaque a la Iglesia católica y al estado español por haber encubierto tal asesinato. En el siguiente artículo analizaremos el giro de 180º que ha dado la investigación oficial. Y, a su vez, hablaremos sobre el hombre que tiene en su poder la prueba que podría hundir tanto al catolicismo español como al propio Vaticano: Juan Ignacio Blanco.
Si bien es cierto que se ha hablado largo y tendido sobre teorías aparentemente descabelladas sobre el caso Alcasser como la de los supuestos vídeos Snuff filmados por y para las altas esferas, un nuevo y sorprendente giro de los acontecimientos, podría confirmar tales hipótesis, ya que, según la información que vamos a darles, queridos lectores, estos vídeos son reales.
 El párroco de la Iglesia de Alcasser, en Valencia, llamó por teléfono a la casa de los García, una de las familias que sufrieron la pérdida de Miriam, una chica que murió a los 14 años de edad. Ella medía 1,65 metros, tenía los ojos azules y tenía el pelo rubio oscuro. El párroco se puso en contacto con Fernando García, el padre de Miriam, comunicándole que tenía que entregarle algo tanto a él como periodista que abordó durante años dicho caso, el señor Juan Ignacio Blanco.
 ¿El lugar de encuentro? La parroquia del pueblo. ¿La hora? Algo más de las 11 de la noche. Tanto Blanco como Fernando se prepararon para acudir a la citación. Presintieron que se trataba de algo importante, y así resultó ser a la postre.
Una vez estos llegaron, el párroco se presentó, y declaró que era la hora de que la verdad saliese a la luz, de que los verdaderos ejecutores del macabro crimen fueran identificados y castigados por sus terribles actos. Este se encontraba enfermo de cáncer, y aseguró que dado el poco tiempo del que disponía, había llegado la hora para arrojar luz sobre la oscuridad que concernió al caso Alcasser durante tantos y tantos años.
El párroco les entregó un sobre, un sobre que contenía un video snuff o al menos parte de un video snuff en donde se recogía una grabación relacionada con el crimen, supuestamente. Entiéndase como video snuff lo siguiente: muertes reales grabadas en vídeo. En la filmación, aparecían las caras de algunos de los monstruos criminales, perfectamente identificables. Además, el confesante había escrito en una nota adjunta los nombres de 4 personas que también habían estado implicadas en el crimen.

Tras acudir a la llamada del párroco y ver el vídeo con sus propios ojos, Blanco hizo 1 copia de este por si el mismo era requisado o extraviado por parte de alguien, asegurándose así una prueba irrefutable que condenaría de una vez por todas a los verdaderos asesinos de las 3 niñas de Alcasser.
Posteriormente, Juan Ignacio Blanco y Fernando García viajaron a Madrid y se dirigieron al Ministerio del Interior para entrevistarse con el Ministro. Mostraron el video con el objeto de dar un impulso definitivo a la investigación oficial, e incluso dejaron el video allí, tal como se lo solicitaron, para que fuese objeto de todo tipo de análisis, y poder avanzar así en el caso.
Sin embargo, a Juan Ignacio y Fernando nunca les fué devuelto el video; nunca más volvieron a recibir noticias en relación al video de Alcasser, los 4 nombres aportados y los demás detalles acompañantes. Todo se desvaneció en el silencio.
Afortunadamente, y según afirma Juan Ignacio Blanco, antes de que viajaran a Madrid él tuvo la precaución de hacer una copia del video, que guardó a buen recaudo, por si el documento les era requisado y se quedaban sin la prueba, como así ocurrió.
Y así, el caso sigue estancado hasta hoy. Ni este gobierno ni ningún otro gobierno anterior nunca han querido llegar al fondo del caso; no tienen ningún interés en que la verdad sea conocida.

Según Juan Ignacio Blanco, las personas que cometieron el Crimen de Alcasser eran personas de muchísimo poder, capaces de presionar y amenazar a cualquier gobierno o institución que se pusiera por delante. Blanco dice que no conoce los nombres de todas las personas que pudieron haber participado en el crimen, pero que sí conoce los nombres de varios de los criminales, aparte de muchos otros datos y detalles.
El vídeo Snuff que fue entregado a Blanco y a Fernando por el párroco fue acompañado de una nota en la que figuraban los nombres de los implicados en el asesinato.
En el programa de Telecinco “esta noche cruzamos el Missisipi”, emitido en la noche del 29 de enero de 1997 gracias al presentador Pepe Navarro, se dieron los nombres de los verdaderos cómplices de tan macabro asesinato, y aquí están:
1.- Alfonso Calvé. Médico psiquiatra, ex Gobernador Civil de Alicante por el PSOE, que habría sido, supuestamente, el responsable de la trama.

2.- Luis Solana Madariaga. Ex Director de RTVE y Telefónica, diputado del PSOE por Segovia, y miembro de la Comisión Trilateral. Hermano de Javier Solana, ex Director General de la OTAN.

3.- Jose Luis Bermúdez de Castro; Productor de Cine residente en La Moraleja, una zona de lujo en el norte de Madrid.

4.- Francisco Laína; Secretario de Estado para la Seguridad (1981-1982). Un personaje que en los medios escritos ha sido relacionado habitualmente con el 23-F, los GAL, y con la rama española de la Red Gladio de la OTAN.

Hasta ahora de nada ha servido que el sr. Blanco haya puesto toda la información recabada a disposición de las autoridades y de la Justicia. Parece como si todo hubiera caído directamente en un pozo sin fondo…
Según la autopsia realizada por el doctor Frontela, como mínimo 7 personas participaron directamente en el Crimen de Alcasser. Pero de la investigación se desprende que además, durante los actos sádicos contra las niñas, un buen número de personas, más de una docena, asistían como “voyeurs“, mirones, de las aberraciones.
Estas acusaciones lanzadas por Fernando García y Juan Ignacio Blanco tuvieron su continuación el 31 de Enero de 1997 en el programa “La Mañana” de la Cadena COPE, que dirigía Antonio Herrero, en el que se detalló que dichas personas formaban parte de “una red de sádicos sexuales”, que habría estado implicada en la desaparición de unas 150 niñas.
Los aludidos interpusieron demandas contra Fernando García, Juan Ignacio Blanco y Pepe Navarro y su programa del Mississippi, los cuales fueron condenados a pagar indemnizaciones, a las cuales se sumaron nuevas condenas de indemnización por declaraciones vertidas posteriormente, entre Mayo y Julio de 1997 en el Canal 9 de Valencia.
Una campaña mediática salió en diferentes medios escritos en defensa de los 4 acusados, y justificaban su inocencia culpando a otras dos personas, el ginecólogo Angel Sopeña y el empresario Jose Moisés Dominguez, los cuales, supuestamente, habrían urdido un montaje, por motivos de venganza personal, para implicar al “Clan de la Moraleja” del Tiple Crimen. Una historia un tanto rocambolesca y difícil de creer, ya que ambas personas también tenían conexiones con los acusados, y por tanto, con el mismo Clan de la Moraleja.
En 1998 Juan Ignacio Blanco publicó el libro “Qué pasó en Alcasser“, en el que daba todas las claves del triple asesinato. Pero una sentencia judicial en el año 2000 decretada por un juez, ordenaba que el libro quedara secuestrado de por vida.

Parece que nos encontramos ante un nuevo encubrimiento por parte del estado. Ya se hizo en el 11-m y ahora parece que se ha vuelto a repetir. Recordemos que cada año desaparecen en toda la Tierra aproximadamente 1.000.000 de niños. ¿Dónde van a parar? ¿Por qué no vuelven? ¿Por qué no se pide un rescate por ellos?
El crimen de Alcasser no es único. Recordemos otros casos similares:
-El caso del niño pintor de Málaga
-El caso de los niños violados y asesinados en Bélgica
-El caso de los 50.000 niños violados y torturados en Canadá
-El caso Madeleine Mccain
Miles de niños violados, torturados y asesinados… ¿Quién trafica con esta clase de material? ¿Por qué el gobierno lo encubre en vez de dar orden inmediata de busca y captura contra los ejecutores de semejantes crímenes? ¿Qué tiene que esconder la Iglesia y el Vaticano en referencia a todo esto?
Si retrocedemos en el tiempo, vemos como fueron culpados tanto Ricart como Angles, el segundo consiguió salir airoso, puesto que el Vaticano le proporcionó documentación falsa para emprender rumbo al Brasil. A su vez, percibió grandes sumas de dinero a cambio de su silencio. Concretamente, 85 millones de pesetas de origen desconocido. No obstante, Ricart fue el cabeza de turco. Fue culpado y condenado en la cárcel de Zaragoza, centro penitenciario en el que se encuentra aún a día de hoy.
¿Qué podría decir Ricart sobre los verdaderos asesinos si tuviera la oportunidad de hablar sobre el caso Alcaser sin la presión de ningún tipo de agente o fuente externa? ¿Por qué vive amenazado el periodista Blanco a día de hoy si, supuestamente, ese vídeo del que hace mención es falso según gentes del gobierno español? ¿Es posible incluso que el caso Marta del Castillo sea un nuevo caso Alcasser y que Miguel Carcaño sea el nuevo Ricart?
Algo huele a podrido en todo esto, pero la verdad acabará saliendo a la luz, ya que: “no hay nada cuidadosamente ocultado que no haya de revelarse, ni secreto que no llegue a saberse” Lucas 12:2

No comments: